Todo es dar en una cosa: 31

Pág. 31 de 84
Todo es dar en una cosa Jornada II Tirso de Molina



ÁLVARO:

               Mi primo y yo mostramos
               que en gustos como en deudos conformamos;
               pues si amor nos abrasa
               nos conduce a su yugo en una casa
               y a una misma nobleza
               enlazados los dos con la belleza
               que en posesión tenemos
               de hijos vuestros el nombre merecemos,
               con que a trocar venimos
               en vínculo de hermanos el de primos.

FRANCISCO:

               Don Martín ¿cuándo se trata
               ausentarse de aquí?

MARTÍN:

               Mi amor dilata
               lo mismo que apresura.
               Falta a mis padres hago, la hermosura
               de mi Beatriz parece
               que en hablándola en esto se entristece;
               pero perdiendo tanto
               y ausente de tal padre, no me espanto.
               Ella el término elija
               cuando fuere su gusto.

FRANCISCO:

               Ya estáis, hija,
               sujeta a nuevo empleo,
               digno de las virtudes que en vos veo.
               El natural derecho
               que hasta aquí tuve en vos, puesto que estrecho,
               transfiere poderoso
               Amor, que es rey y es dios, en vuestro esposo.
               Ya estáis emancipada
               de padres y de deudos, y obligada
               sólo a los lazos justos
               de un tálamo, recíproco en dos gustos.
               El vuestro ya no es vuestro;
               rendilde al dueño, mi Beatriz, que os muestro,
               y pues os quiere tanto,
               no entibien llamas suyas vuestro llanto.