Abrir menú principal



Quiero a solas vivir, y no consigo
la dulce soledad apetecida;
que, de mis propias dichas enemigo,
siempre, siempre, en mi huida,
donde quiera que vaya voy conmigo.