Tú gozas la luz bella en claro día

Tú gozas la luz bella en claro día de Fernando de Herrera


 Tú gozas la luz bella en claro día,   
 dichoso Endimión, de tu Diana;   
 mi Luz yo veo con la luz temprana,   
 y deseando pierdo mi alegría.   
 

 Tú duermes blando sueño en noche fría, 
 hasta que sale la alba roja y cana;   
 yo velo con herida nunca sana   
 la sombra siempre y luz sin la Luz mía.   
 

 En tu rosada frente y dulces ojos   
 Delia suspira, y tu robado aliento  
 de su pasado afán le aquesta gloria;   
 

 yo mi Luz sin dolor de mis enojos   
 veo con rayos de oro en alto asiento,   
 ingrata al que padece en su memoria.