Sueños y discursos: 129

Pág. 129 de 190
Sueño de la muerte Francisco de Quevedo



Yo, que, arrebatado de la consideración, me vi a los pies de los desengaños rendido, con lastimoso sentimiento y con celo enojado, le tomé a Job aquellas palabras de la boca con que empieza su dolor a descubrirse: «Pereat dies in qua natus sum», etc.:
. Perezca el primero día
. en que yo nací a la tierra,
. y la noche en que el varón
. fue concebido perezca.

. Vuélvase aquel día triste
. en miserables tinieblas,
. no le alumbre más la luz
. ni tenga Dios con él cuenta.

. Tenebroso torbellino
. aquella noche posea,
. no esté entre los días del año
. ni entre los meses la tengan.


Sueños y discursos de Quevedo

Preliminares - El Sueño del Juicio Final - El alguacil endemoniado

Sueño del infierno - El mundo por de dentro - Sueño de la muerte