Soneto a Nice

​Soneto a Nice​ de Félix María Samaniego


 No te quejes, oh Nice, de tu estado   
 porque te llamen puta a boca llena,   
 pues puta ha sido mucha gente buena   
 y millones de putas han reinado.   
 
 Dido fue puta de un audaz soldado,  
 a ser puta Cleopatra se condena,   
 y el nombre lucrecial, que tanto suena,   
 no es tan honesto como se ha pensado.   
 
 Esa de Rusia emperatriz famosa   
 que fue de los carajos centinela,  
 entre más de dos mil murió orgullosa;   
 
 y pues ya lo dan todas sin cautela,   
 haz tú lo mismo, Nice vergonzosa,   
 que esto de honra y virgo es bagatela.