Soñaba yo

Soñaba yo de Juan Bautista Arriaza


Soñaba yo; y en lecho damasquino   
una hermosa matrona vi dormida   
y entre su misma prole acometida   
por un tirano y pérfido Tarquino.   
 

En vano intentan del fatal destino   
sus hijos redimir a la afligida;   
que ellos sin armas luchan por su vida,   
y armado estaba el bárbaro asesino.   
 

Ya el traidor casi su maldad corona;   
cuando junto a las márgenes del Duero    
se alza un hijo de Marte y de Belona:   
 

Vuela, llega, derriba al monstruo fiero;   
y era la Iberia la infeliz matrona,   
y era Wellington el audaz guerrero.