Si hay tras de la muerte amor (I)

“SI HAY TRAS DE LA MUERTE AMOR”


SI HAY TRAS DE LA MUERTE AMOR,
DESPUÉS DE MUERTO HE DE AMARTE,
Y AUNQUE ESTÉ EN POLVO DISUELTO
SERÉ POLVO Y POLVO AMANTE.

Cuando en el sepulcro frío
Esté, después que no viva,
Con fuerza allí más activa
Revivirá el amor mío;
Allí amaré tu desvío,
Allí amaré tu rigor,
Allí con mayor ardor
Te he de amar entre los muertos,
Aunque esté cadaver yerto,
SI HAY TRAS DE LA MUERTE AMOR.

Cuando en escombros deshecho
No le quede a mi existencia
Más que una muerta apariencia,
Tú estarás viva en mi pecho.
Y en el cadavérico lecho
Donde sólo se ve el arte
De destrucción y desastre
De los héroes que han vivido,
Allí, entre ellos reunido,
DESPUÉS DE MUERTO HE DE AMARTE.

Cuando todos los amores
Del mundo hayan acabado,
Y cuando no haya quedado
sombra de los amadores,
Revivirán los ardores
De un triste cadaver yerto,
Que aunque esté en la nada envuelto,
Si por suerte oye nombrarte,
se lenvantará a buscarte
AUNQUE ESTÉ EN POLVO DISUELTO.

Ya no tengo que temer,
Ya no tengo qué sentir;
Tampoco temo el morir,
Pues siempre tuyo he de ser.
También puede suceder
Que en los precisos instantes
Venga la segur constante;
Pero ésta, impía, ¿qué hará?
En polvo me volverá,
POLVÓ SERÉ, POLVO AMANTE.