Abrir menú principal
San Lorenzo


San Lorenzo andaba convirtiendo herejes, y estos le prendieron, y su Rey, que era muy fiero, mandó que le quemasen sobre unas parrillas. Con este motivo encendieron los verdugos una hoguera, y cuando estaba ardiendo arrojaron al santo en ella. Ya que estaba quemado por un lado, dijo San Lorenzo que le volviesen del otro. El Rey hereje que lo oyó, dijo entonces:

-¡Vaya una arrogancia de español!

Y al decir esto, y por castigo de Dios, cayó en la hoguera y se quemó.

Mientras se quemaba decía:


¡Santo y más santo,
tú vigilia tendrás!
¡Yo seré condenado,
y tú te salvarás!