Abrir menú principal

Salió Faetón y amaneció el Oriente

Salió Faetón y amaneció el Oriente
de Lope de Vega


Soneto 90
   Salió Faetón y amaneció el Oriente 
vertiendo flores, perlas y tesoro,
pasó por alto del mar indio al moro
turbado de su luz resplandeciente.

   Las montañas de nubes, al poniente,
iban subiendo, y de la Libra al Toro,
cuando cayó, sembrando el carro de oro,
del Erídano claro en la corriente.

   Recibióle llorando la ribera,
de su temeridad castigo justo:
que tan alto subir, tan bajo para.

   Pero mísero dél, ¿dónde cayera, 
si con freno de fuerza, y no de gusto,
la voluntad de una mujer guiara?