Quietud (Güiraldes)

El cencerro de cristal
Quietud​
 de Ricardo Güiraldes


 Tarde, tarde,
 cae la tarde.
 Larga, larga,
 se aletarga,
 en derrumbe silencioso,
 como mirada en un pozo.
  



«La Porteña», 1914.