Quien da luego, da dos veces (Versión para imprimir)

Esta es la versión para imprimir de Quien da luego, da dos veces.

El presente texto ha sido copiado de Wikisource, biblioteca en línea de textos originales que se encuentran en dominio público o que hayan sido publicados con una licencia GFDL. Puedes visitarnos en http://es.wikisource.org/wiki/Portada



Personas
Pág. 001 de 111
Quien da luego, da dos veces


Quien da luego, da dos veces

Tirso de Molina

 


• Doña ELENA
• MARGARITA
• CALVETE
• Don LUIS


• Don DIEGO
• MARCO Antonio
• PEYNADO
• El MARQUÉS


• El PRÍNCIPE de Parma
• CLAUDIA
• JULIO


• CARLOS
• FABIA
• Dos LABRADORES


>>>

Escena I
Pág. 002 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


Salen don LUIS, estudiante,
y MARGARITA, dama
LUIS:

               Por vida vuestra...

MARGARITA:

               Es en vano.

LUIS:

               Sólo un rato.

MARGARITA:

               Ni un instante.

LUIS:

               Trato tengo cortesano.

MARGARITA:

               Sois español y estudiante,
               iréisos del pie a la mano;
               idos, o haré que os vais. ¡Hola!
Da voces
               La quinta ha quedado sola.

LUIS:

               Noble soy, perded el miedo.

MARGARITA:

               Siendo mujer ¿cómo puedo,
               si la licencia española
               conozco y su inclinación?

LUIS:

               Pues ¿qué tiene?

MARGARITA:

               Es tan extraña,
               que, según nuestra opinión,
               nunca echó de ver España
               si era calva la Ocasión.

LUIS:

               Cortedad es el perdella
               cuando nunca usaron de ella
               manchando vuestro valor.


Pág. 003 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


MARGARITA:

               Luego echáis la culpa a Amor
               y decís que os atropella;
               basta lo que habéis hablado
               y que con miedo os he oído.

LUIS:

               ¿Palabras miedo os han dado?

MARGARITA:

               Siempre las de España han sido
               obras, según me han contado,
               y no son recelos vanos,
               porque acá los italiános
               dicen, aunque no de miedo,
               que tenéis los de Toledo
               hasta en las palabras manos.

LUIS:

               Allá el decir es hacer;
               pero aunque este nombre cobran,
               nunca saben ofender.

MARGARITA:

               Con palabras que tanto obran
               mal parece una mujer,
               y por esto no os consiento
               que me habléis.

LUIS:

               ¿Qué detrimento
               corréis si palabras son
               viento vano?

MARGARITA:

               Hay opinión
               que en España engendra el viento.

LUIS:

               Es verdad. Andalucía,
               de Marte y Minerva madre,
               caballos veloces cría
               que al viento tienen por padre.

MARGARITA:

               Luego la sospecha mía
               no es mucho llegue a temer
               que aquí me habléis, pues con ser
               palabras viento en el mundo,
               si el de España es tan fecundo
               riesgo corre una mujer.


Pág. 004 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


LUIS:

               Yeguas paren en España
               del viento, mujeres no.

MARGARITA:

               Esa opinion os engaña,
               porque si el viento adquirió
               virtud tan nueva y extraña
               con los brutos sin razón,
               y para su perfección
               basta el aire que no calma,
               ¿qué harán palabras con alma,
               y más si españolas son?

LUIS:

               No corre ese riesgo en vos,
               que os hizo de bronce Dios.

MARGARITA:

               Idos, o iréme...

LUIS:

               Un oído
               sólo de limosna os pido.

MARGARITA:

               Si no tengo más de dos,
               ¿por qué me pedís el uno?

LUIS:

               Porque mis quejas entienda.

MARGARITA:

               No he visto yo pobre alguno
               que la mitad de la hacienda
               pida.

LUIS:

               Soy pobre importuno.

MARGARITA:

               De limosna os lo concedo;
               abreviad, que atenta quedo.


Pág. 005 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


LUIS:

               Un año ha, señora mía,
               que dejé la patria mía,
               ya vos sabéis que es Toledo.
               La mocedad, que violenta
               consejos de un padre dados,
               que con su nobleza intenta
               dejarme diez mil ducados,
               entre otra hacienda, de renta,
               me obligó a ver novedades
               de Italia, cuyas ciudades,
               letras, armas, bizarría,
               autoridad, policía,
               nobleza y antigüedades
               hacen venir a ofrecerla
               y rendirle la ventaja
               a cuantos vienen a verla,
               pues dicen que Europa es caja
               y en ella Italia es la perla.
               Gustó de venir conmigo,
               por ver tierras, un amigo,
               mi igual en valor y edad;
               que en la patria es calidad
               el ser un hombre testigo
               de vista en otras naciones
               varias en leyes, y gente
               con que en las conversaciones
               convoca auditorio y miente
               sin peligro de objeciones.
               Llegamos a Lombardía
               después de ver la abundancia,
               armas, valor, pulicía
               y hermosura con que Francia
               a Venus y a Marte cría.
               Y embarcados en Marsella
               hasta Génova la bella
               advertimos lo que puede
               la industria sabia que excede
               la naturaleza en ella.
               Vimos al mundo en Milán
               abreviado, su riqueza,
               las armas que se la dan,
               su apacible fortaleza,
               tanto español capitán,
               tanto príncipe de fama,
               tanto caballero y dama,
               tanto mercader copioso,
               tanto edificio suntuoso,
               que, no obstante que se llama
               Milán por ser de la tierra
               el epílogo, me fundo
               en decir que en paz y en guerra
               es escritorio del mundo
               donde sus joyas encierra.
               Vimos a Bresa, Verona,
               Mantua, Ferrara, Cremona,
               Pavía, Parma, Plasencia,
               Módena, Lodi, Vicencia
               y todo lo que corona
               el Tesín y el Po lombardos,
               sin que la inmensa beldad
               de sus ángeles gallardos
               pudiese a la libertad
               enflaquecer los resguardos.
               Hasta que, entrando en Bolonia,
               aquí, donde su colonia
               tiene Apolo y donde, en suma,
               Atenas rindió su pluma
               y sus armas Babilonia,
               mirando los privilegios
               que le dio naturaleza,
               sus conventos, sus colegios,
               su gobierno y la grandeza
               de sus edificios regios.
               Mientras que los ojos veían
               fábricas que entretenían
               el gusto, entonces en calma,
               asomóse a ellos el alma.
               Cerráranse, pues podían,
               pero fuera su crueldad,
               y menos daño es, señora,
               que pierda su libertad
               el alma que os ve y adora
               que el no gozar tal beldad.
               Vi en vos el mal que contemplo
               por bien, al salir de un templo
               y entrar en una carroza,
               cuarta esfera que el sol goza,
               y alumbra el mundo a su ejemplo.
               Y ciego el claro arrebol
               que aquesta hermosura muestra,
               sospeché, a fe de español,
               que era la eclíptica vuestra
               como me vi junto al sol;
               informéme del estado,
               nombre y valor que os ha dado
               la fama que os acredita;
               sé que os llamáis Margarita;
               que sin padre habéis quedado
               debajo de la cautela
               de Marco Antonio Gonzaga,
               hermano vuestro, que os cela
               como padre, y es bien lo haga,
               que el cuerdo siempre recela.
               Supe que vuestra riqueza
               no iguala a vuestra nobleza,
               que es milagro cuando aúna
               con los dotes de Fortuna
               los suyos Naturaleza.
               Y supe, en fin, que en beldad,
               en virtudes, en valor;
               nobleza y honestidad,
               sois el ejemplo mayor
               con que se honra esta ciudad.
               Viendo, pues, daros la palma
               de todo a todos, en calma
               mi esperanza mal segura,
               adoré vuestra hermosura,
               y vuestra virtud, el alma.
               Quedéme aquí con color
               de estudiar, con que gané
               de mis padres el amor,
               y hasta a mi amigo obligué
               que escogiese por mejor
               la escolástica apariencia
               a quien, amor reverencia,
               más que galas arrogantes,
               que Amor es dios de estudiantes
               y su facultad ya es ciencia.
               Seis meses ha que os molesta
               con los medios que ha podido
               el alma que os manifiesta
               su amor, y no ha merecido
               aun para morir respuesta.
               A esta causa vine aquí
               a informaros yo de mí,
               que para pleitos de amor
               no hay mejor procurador
               que el procurar para sí.
               Diez mil ducados heredo,
               nobleza los acompaña
               con que pretenderos puedo.
               El nombre que me dio España
               es don Luis de Toledo;
               sólo para que me sobre
               todo el bien, falta que cobre
               mi dicha la mejor dita,
               que es por dueño a Margarita
               del alma; sin ella, pobre.



Pág. 006 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


MARGARITA:

               Dejáisme tan obligada,
               señor don Luis de Toledo,
               cuanto imposibilitada
               de pagaros, porque quedo
               de otra obligación prendada.
               Porque nunca he confesado
               deudas, que es trabajo inmenso;
               pero vos estáis culpado,
               pues echasteis ese censo
               antes de estar informado
               si hay hipotecas en mí
               con que pagaros, y así
               perderá vuestro caudal
               réditos y principal.



Pág. 007 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


LUIS:

               Pues la libertad perdí,
               que era la joya mejor,
               ninguna me satisface.
               Pero ¿a quién tenéis amor?

MARGARITA:

               Notable ventaja os hace.

LUIS:

               En dicha, si no en valor.

MARGARITA:

               En todo, y porque cobréis
               sosiego y os consoléis,
               sabed, señor don Lüís,
               que es Dios con quien competís.

LUIS:

               Luego ¿ser monja queréis?

MARGARITA:

               Aquéste ha de ser mi estado.

LUIS:

               ¿Habéis hecho voto?


Pág. 008 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


MARGARITA:

               Sí.

LUIS:

               Pues ¿cómo no lo ha estorbado
               vuestro hermano?

MARGARITA:

               Antes así
               aseguró su cuidado,
               que como falta el caudal
               pará darme esposo igual,
               y la nobléza no es prenda
               que se estima sin la hacienda,
               lleva Marco Antonio mal
               el verme mal empleada,
               y así a mi gusto se aplica.

LUIS:

               Pues ¿es justo, prenda amada,
               que margarita tan rica.
               en hierro viva engastada?
               ¿No es mejor engaste el oro,
               pues por mi dueño os adoro,
               de diez mil ducados?


Pág. 009 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


MARGARITA:

               Ya es imposible.

LUIS:

               ¿Será
               de tanta estima el tesoro
               con que Arabia se enriquece,
               como el que vuestra hermosura
               con vuestra virtud me ofrece?
               ¡Mal haya, amén, quien procura,
               cuando casarse apetece,
               dotes de hacienda y riqueza,
               si la virtud y belleza
               dan sus dotes al Amor,
               pues sólo tienen valor
               dotes de naturaleza!

MARGARITA:

               Mirad que dais que notar
               aquí.


Pág. 010 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


LUIS:

               ¡Volveos a secar,
               esperanzas mal logradas!

MARGARITA:

               Palabras al cielo dadas,
               ¿quién las osará quebrar?

LUIS:

               ¿Quién? Una dispensación.

MARGARITA:

               ¿De religión? Será en vano.

LUIS:

               Pues, Amor, ¿no es religión?

MARGARITA:

               Visto nos ha el hortelano.
               Tarde es; que os vais es razón.
Sale CARLOS, de hortelano

LUIS:

               Daros gusto determino,
               si de una mano el divino
               cristal me dejáis besar.
Tómale la mano y apártalos CARLOS

MARGARITA:

               Daré voces.


Pág. 011 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


CARLOS:

               ¡Ah, escolar!
               ¡Que pisáis el lechuguino!
               Par Dios que nos dais la vida.
               Quitaos, que echáis a perder
               la hortaliza.

LUIS:

               Si perdida
               mi esperanza vengo a ver
               y seca antes que nacida,
               ¿qué importa?

CARLOS:

               ¡Buenas razones!
               Tomad con tiempo la puerta,
               porque en, tales ocasiones
               está temblando la huerta
               de escolares y gorriones.
               ¿Mas que si la quinta cierro
               y voy a soltar el perro
               que ese quillotro se os quita?


Pág. 012 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


MARGARITA:

               Adiós.

LUIS:

               ¡Que tal margarita
               guste de engastarse en hierro!
Vase don LUIS

CARLOS:

               ¿Qué es esto, esposa querida?

MARGARITA:

               Locas diligencias son,
               dueño amado de mi vida,
               de una vana pretensión,
               como tal aborrecida.

CARLOS:

               ¡Gallardo español!

MARGARITA:

               Y extraña
               locura la que le engaña
               si cree que como ciudades
               ha de rendir voluntades
               la dicha y valor de España,
               y más llamándoos la mía,
               dueño suyo un año ha.

CARLOS:

               ¿Qué amante no desvaría,
               y más si mirando está
               la luz que ese sol le envía?


Pág. 013 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


MARGARITA:

               ¿Cuándo, duque de Ferrara,
               querrá la Fortuna avara,
               sin que el peligro os asombre,
               que en público os dé este nombre?
               ¿Cuándo saldrá la luz clara
               de vuestra dicha, a pesar
               de tantos negros nublados
               que la intentan eclipsar?
               ¿Y hasta cuándo mis cuidados
               han de temer y dudar
               el poder gozar y veros
               rotos los trajes groseros
               con que anda otra vez sujeto
               el desterrado de Admeto
               entre toscos jardineros?
               Por vuestro hermano menor
               os veis, duque, desterrado
               de Ferrara, que señor
               os llamaba, y vuestro estado
               da la obediencia a un traidor.
               Cargos promete y hacienda
               a quien os dé muerte o prenda,
               y el vil interés, que ofusca
               la razón, dicen que os busca
               aunque la lealtad se ofenda.
               Sola yo, que disfrazado
               ante ese sayal os vi,
               porque no andéis desterrado,
               en vez de Ferrara os di
               toda el alma en un estado.
               Reináis sin pena o temor
               de que os quite algún traidor
               la posesión de mis bienes,
               pues os ha dado en rehenes
               mis pensamientos, Amor.



Pág. 014 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


CARLOS:

               Margarita, muchas cosas
               traigo de que daros cuenta,
               tan nuevas como espantosas
               para vos; estadme atenta,
               que os han de ser provechosas.
               ¿No fue Filipo Gonzaga
               vuestro padre, el que siguió
               en bandos de Lombardía
               la voz del emperador
               Ludóvico de Baviera,
               que siendo competidor
               contra Federico de Austria
               sobre el imperio bajó
               a Italia, sin estorbarlo
               el papa Juan veintidós,
               que ayudaba a Federico?

MARGARITA:

               Mi padre le dio favor
               contra el papa y contra el rey
               Ludovico de Valois,
               siguiendo los gibellinos;
               pero caro nos costó,
               pues muerto en una batalla
               que en las riberas del Po
               le dio el príncipe de Parma,
               a quien entregó el bastón
               de la iglesia el papa Juan.
               Quedamos por su ocasión
               sin patrimonio y hacienda;
               y mi hermano, que señor
               fue antes de tres ciudades,
               despojado recogió
               a Bolonia las reliquias
               de su nobleza y valor,
               conservándole cual veis,
               de tal suerte, que hasta hoy
               no ha podido hallar materia
               contra él la murmuración.


Pág. 015 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


CARLOS:

               Dejó; pues, a vuestro hermano
               su noble progenitor
               la enemistad que al de Parma
               tuvo como en sucesión;
               y consérvala de suerte,
               que el más ilustre blasón
               con que se honra es de enemigo
               de cuantos le dan favor.

MARGARITA:

               No es mucho que la venganza
               precipite la razón,
               pues perdimos por su causa
               hacienda y reputación
               y lo que es más, a mi padre,
               pues dándosele a prisión
               no quiso sino manchar
               con su sangre su valor.
               Pero bien nos ha vengado
               el cielo, pues permitió
               que el marques de Monferrato,
               primo del Emperador
               Federico, le quitase
               a Parma, y que de temor
               de su poder, él y un hijo
               huyesen donde hasta hoy
               no se sabe, habiendo un año
               que, disfrazados los dos,
               prueban la distancia que hay
               de ser pobre a ser señor.
               Mas, decidme, duque mío,
               ¿a qué propósito son
               tantos trágicos sucesos,
               que estoy puesta en confusión?


Pág. 016 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


CARLOS:

               Todos estos, Margarita,
               importan a nuestro amor,
               medianero entre enemigos,
               aunque de guerras autor.
               Pero, decidme, si agora
               el príncipe que mató
               a vuestro padre se diese
               a vuestro hermano a prisión,
               olvidados sus agravios,
               ¿no le daría perdón,
               a pesar de la venganza,
               que es de tiranas blasón?

MARGARITA:

               Con ser mi hermano tan noble
               sospecho, duque, que no,
               que es ya en la naturaleza
               la enemistad que heredó
               contra el príncipe de Parma;
               antes, de su inclinación
               colijo que imitaría
               con él mi hermano a Nerón;
               por darle la muerte muere.

CARLOS:

               Margarita hermosa, y vos,
               ¿siguiérades su crueldad?

MARGARITA:

               No lo sé; dudosa estoy.
               La venganza en las mujeres
               es natural condición.
               Perdí con mi padre mucho;
               pero, viendo al matador
               pedirme perdón humilde,
               soy de tierno corazón
               y sospecho que venciera
               la piedad a la pasión;
               mas ¿sabéis vos dónde está?


Pág. 017 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


CARLOS:

               Sí.

MARGARITA:

               ¿Dónde?

CARLOS:

               Donde yo estoy
               legítimo sucesor.

MARGARITA:

               ¿No sois duque de Ferrara?

CARLOS:

               Príncipe de Parma soy,
               y vuestro esposo, en quien vive
               vuestra injuria y mi afición.
De rodillas
               Tomad venganza en el hijo
               del padre que os ofendió;
               pero advertid que antepone
               el esposo al padre Dios
               y que soy esposo vuestro.

MARGARITA:

               ¡Cielos! ¿Hay tal confusión?
               ¿Quién vio mezcla tan distinta
               como agravios con amor?
               Alzaos, príncipe, del suelo;
               aunque sois el agresor
               de mi injuria, corre ya
               el peligro por los dos.
               Un año ha que sois mi esposo,
               cauteloso engañador,
               como a príncipe os la doy;
               que si el padre me quitaste,
               para su satisfacción
               prenda tengo en las entrañas
               que os llamará padre a vos.
               Pero ¿cómo me engañaste?


Pág. 018 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


CARLOS:

               Huíamos mi padre y yo
               del Marqués de Monferrato
               y del popular furor
               que aclamando el gran poder
               del injusto poseedor
               al legítimo buscaba
               para darle muerte atroz.
               Fuése mi padre a Saboya,
               su duque le dio favor,
               y yo que en Venecia quise
               pasar la persecución
               de la Fortuna mudable,
               disfrazado de pastor
               entré en Bolonia una noche,
               a tan dichosa ocasión,
               que al salir de una carroza
               que a vuestras puertas paró,
               y a la luz de algunas hachas
               vi la luz de aqueste sol.
               Asomáronse a los ojos
               el alma y el corazón,
               para tener un buen día
               entre tantos de rigor.
               Pero apenas los vio en ellos
               el travieso enredador,
               alguacil de vagamundos,
               cuando luego los prendió.
               Quiso resistirse el alma;
               mas ¿de qué defensa son
               las fuerzas de un hombre solo
               contra las fuerzas de un dios?
               Enamorado y confuso
               mandó juntar la razón
               las potencias a consejo;
               llevó al peligro el temor,
               discurrió el entendimiento,
               la memoria presentó
               papeles en pro y en contra,
               la desconfianza halló
               una sierra de imposibles,
               que para mi pretensión
               sirvieron de espuelas
               y alas; y por más que demostró
               mi pobreza vuestro agravio,
               el peligro y la ocasión
               que daba a vuestra venganza
               no huyendo, mi perdición,
               al fin que no me ausentase
               la voluntad sentenció,
               que no tiene qué perder,
               como anda desnudo, Amor.
               Conocióme un jardinero
               viejo, de quien fui señor
               en Parma y cultiva ahora
               esta quinta, en que cifró
               la Fortuna vuestra hacienda;
               su lealtad me dio favor;
               el deseo, atrevimiento;
               mi diligencia, ocasión
               para contaros mis penas,
               que fue, bien lo sabéis vos,
               al borde de aquesta fuente,
               junto de este cenador.
               Fingí ser el de Ferrara,
               a quien su hermano menor,
               como a mí el de Monferrato,
               de su estado despojó.
               Pues si verdad os dijera
               nunca llegara a sazón
               mi esperanza, que no crece
               sobre agravios el amor.
               Hallé la correspondencia
               en vos, que me prometió
               vuestra apacible hermosura,
               y como amor es unión
               de las almas, de tal suerte
               su yugo nos enlazó,
               que una sola está en dos cuerpos,
               si aun en esto hay división.
               De esta suerte nos gozamos
               hecho jardinero yo
               del pensil de esa hermosura,
               de cuya primera flor
               la astuta naturaleza,
               como divino pintor,
               quiso en una sola imagen
               retratarnos a los dos.
               Un hijo me prometéis,
               y ya aguardándole estoy,
               que son prendas que amor labra
               para su conservación;
               al secreto y la ventura
               convidando estaba hoy
               para el parto que se acerca,
               Dios mitigue su dolor,
               cuando el viejo jardinero
               diciendo a voces llegó,
               "Albricias, Carlos ilustre,
               vuestra desdicha cesó.
               El príncipe, vuestro padre,
               siendo el duque intercesor
               de Saboya, goza ya
               de Parma la posesión.
               Julio viene en vuestra busca
               y es alegre embajador
               de estas venturosas nuevas;
               él os lo dirá mejor."
               Fue Julio mi camarero,
               y en lealtad y valor
               otro Zópiro con Dario
               y otro Pitias con Damón.
               Loco, pues, de haberme visto,
               me dijo, "Deja, señor,
               el tosco metamorfosis
               que disfraza tu valor.
               El marqués de Monferrato
               y tu ilustre padre son
               amigos, y en parentesco
               sus bandos traban los dos;
               su hacienda toda y estado
               le ha vuelto, con condición
               que con Claudia, su heredera,
               te cases."


Pág. 019 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


MARGARITA:

               ¿Con quién? ¡Ay Dios!

CARLOS:

               Sosegad, mi Margarita,
               que siendo mi esposa vos,
               yo cristiano y caballero,
               en balde es vuestro temor.
               Vuestro hermano Marco Antonio
               ha sentido nuestro amor,
               y pienso que ha sospechado
               a lo que vine y quién soy.
               Ausentarme es de importancia,
               y tomar la posesión
               de Parma condescendiendo
               con la puesta condición.
               Que una vez fortalecido
               y en mi estado, verá amor,
               a pesar de toda Italia,
               cuál cumplí mi obligación..


Pág. 020 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


MARGARITA:

               ¿Cómo, príncipe? ¿Y es justo
               que en la boca del león
               dejéis a vuestra cordera
               cuando os hago mi pastor?
               Decís que mi hermano tiene
               sospechas de que el ladrón
               de su honra y de mi gusto
               es su enemigo mayor,
               ¿y en sus manos me dejáis?
               Mirad, cuando por mí no,
               por el fruto de quien fuisteis
               a mi costa labrador.
               ¿Quién duda que en mí y en él
               ejecutará el rigor
               de su cólera mi hermano,
               teniendo la culpa vos?
               Libranzas dais a la ausencia
               que jamás deudas pagó
               de amor si no con olvido,
               moneda vil de vellón.
               Puerta abrís al interés
               de la libertad, señor;
               a otra dama dais audiencia,
               cabellos a la Ocasión.
               No, Carlos, con vos he de ir,
               o morir aquí con vos;
               seré sepulcro yo misma
               de quien madre infeliz soy.
               Dénos mi hermano la muerte,
               vengue su injuria en los dos,
               pues los dos habemos sido
               los pródigos de su honor.
               ¡Hola, gente; hola, criados!
               ¡Ah, Marco Antonio; ah, séñor!
               Aquí está vuestro enemigo;
               vengaos, que os hace traición.



Pág. 021 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


CARLOS:

               Basta, esposa de mis ojos;
               parad la enojada voz;
               nunca mi padfe me vea;
               nunca vuelva a Parma yo;
               no soy su príncipe ya,
               sólo vuestro esposo soy;
               más quiero ser jardinero,
               gozándoos, que emperador.
               Pero ¿cómo evitaremos,
               de vuestro hermano el furor
               que nos está amenazando?

MARGARITA:

               Ausentándonos los dos.


Pág. 022 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


CARLOS:

               ¿Adónde?

MARGARITA:

               Carlos, a Parma.

CARLOS:

               Tengo del marqués temor,
               pues, despreciando a su hija
               y conociendo quién sois
               hará alguna crueldad.

MARGARITA:

               Jardinero y labrador
               dentro en mi casa habéis sido;
               jardinero seré yo,
               Carlos, en vuestro palacio,
               que no es de menos valor
               mi amor que el vuestro.

CARLOS:

               Alto, pues,
               a buscar a Julio voy
               para que el rústico traje
               os traiga; vendré por vos
               a media noche.

MARGARITA:

               ¿Habrá falta?


Pág. 023 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


CARLOS:

               Antes la hará al cielo el sol.

MARGARITA:

               ¿No me olvidaréis?

CARLOS:

               Jamás.

MARGARITA:

               ¿Sois mi esposo?

CARLOS:

               Vuestro soy.

MARGARITA:

               ¿Iréisos sin mí?

CARLOS:

               No puedo..

MARGARITA:

               ¿Lleváisme?

CARLOS:

               En el corazón.

MARGARITA:

               Dudando quedo.

CARLOS:

               ¿De qué?

MARGARITA:

               Sois hombre.


Pág. 024 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


CARLOS:

               Tengo valor.

MARGARITA:

               ¡Ay, mi Carlos!

CARLOS:

               ¡Ay, mi bien!

MARGARITA:

               Adiós, [esposo mío].

CARLOS:

               Adiós.
Vanse.
Sale MARCO Antonio con una daga desnuda
y PEYNADO, jardinero viejo

MARCO:

               .................. [ -ame]
               ..................... [ -onda]
               ¿Quieres que esconda
               en aquese pecho infame
               hasta la cruz esta daga?

PEYNADO:

               No, señor, por el lechón
               que está junto a San Antón
               y así buena pro le haga,
               tras el torrezno y la polla
               la olla del mediodía,
               pues dice la mujer mía
               que después de Dios la olla,
               que envaine y no me pescude
               más de lo que he confesado.
               Al príncipe disfrazado
               encobrí aquí cuanto pude,
               porque, en fin, comí su pan;
               no imaginé yo que hacía
               en esto bellaquería.
               Si quillotrados están
               los dos, ¿en qué yo he pecado?


Pág. 025 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


MARCO:

               ¿Tú sabes si fue liviana
               con el príncipe mi hermana?

PEYNADO:

               ¿Liviana? ¿Hela yo tomado
               a cuestas? Bien gorda está.
               Yo comprara de su espeso
               un lechón.

MARCO:

               Que no digo eso,
               villano, ni excusará
               tu muerte el disimular.
               Si lo niegas--¡vive Dios!--
               que has de pagar por los dos.

PEYNADO:

               ¿Por qué lo he yo de pagar
               si no lo sé? ¿Só adivino?

MARCO:

               ¡Oh, infame! ¿Mentirme tratas?

PEYNADO:

               ¡Válganme las cuatro patas
               del caballo de Longino!
               ¿Diz que tengo de decir
               lo que no he visto, ni sé,
               sin por qué ni para qué?

MARCO:

               ¡Vive Dios que has de morir,
               disimulado traidor,
               si no dices la verdad!
Cógele de los cabezones

PEYNADO:

               Yo hablaré con claridad;
               suelta el pescuezo, señor.

MARCO:

               ¿Gozó el príncipe a mi hermana?


Pág. 026 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


PEYNADO:

               ¿Pues puédolo yo saber?
               ¿No se habían de esconder
               los dos de mí? Cosa es llana.
               Si habran o son amigos
               ni lo he visto ni lo pienso,
               que no es testamento o censo
               para herlo ante testigos.
               Mijor de aquesas congojas
               te sacará el cobertor
               de este verde cenador,
               pues hechos ojos sus hojas
               quizá ves el cuándo y cómo
               saben en qué remedaban
               la tórtola y se arrullaban,
               hecho Carlos el palomo
               y ella la paloma boba
               .....................
               .....................
               ..................... [ -oba]
               Que a pesar del verdugado
               ..................[ -ones];
               que es en estas ocasiones
               de amor, el monte ha colmado,
               ¿qué buscas si lo ves?


Pág. 027 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


MARCO:

               Basta,
               que mi enemigo mayor
               ha triunfado de mi honor
               y que no es mi hermana casta.
               Basta, que estando privado
               por él de padre y de hacienda
               una sola joya y prenda
               que el cielo me había dejado,
               que es la honra de Margarita,
               ésa me vino a robar.
               Pues ¿qué remedio? quitar
               la vida a quien honras quita.
               Su padre ha cobrado a Parma;
               si mano a mi hermana ha dado
               de esposo, y con tal cuñado
               Amor a Marte desarma,
               no es justo mi enojo y furia;
               mas, sí, que la sangre clama
               de mi muerto padre y llama
               a la venganza la injuria.
               No le trajo aquí el amor
               a Carlos; ni es su trofeo
               el disfraz, sino el deseo
               de dejarme sin honor.
               Ya le han picado sus pies;
               pues ¿quién me persuadirá
               que a mi hermana antepondrá
               a la hija del marqués
               que a Parma le restituye,
               si casándose con ella
               goza estado y mujer bella
               y a mí me afrenta y destruye?
               Pues a la venganza cuadre
               su muerte, que es medio sabio;
               satisfágase mi agravio,
               vénguense mi honra y padre,
               muera mi hermana con él
               antes que saque contenta
               a luz su hijo y mi afrenta,
               que no han de mezclarse en él
               mi sangre y del homicida,
               pues mal las sangres podrán,
               que tan contrarias están
               dar juntas a un cuerpo vida.
               De noche es; Carlos está
               ignorante de que sé
               quién es; vengarme podré,
               pues, como suele, vendrá
               a verle mi loca hermana,
               y de un golpe hará el castigo
               venganza en un enemigo
               y en una mujer liviana.
               Éste es bien que vivo esté
               para el secreto y recato
               por hoy, porque si le mato,
               la quinta alborotaré
               y Carlos huirá seguro;
               pero ha de estar encerrado,
               no le diga que me ha dado
               cuenta de todo.


Pág. 028 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


PEYNADO:

               Yo juro
               ser desde hoy hombre de bien
               si de esta trampa me escurro.

MARCO:

               Ven conmigo.

PEYNADO:

               Tengo al burro
               andando la noria.

MARCO:

               Ven.

PEYNADO:

               Quiero ir a regar los nabos.

MARCO:

               Sígueme, no tengas miedo.

PEYNADO:

               (Ya empiezo a decir el credo; (-Aparte-)
               mal huelo por todos cabos.
               ¡San Panuncio, San Benito!)

MARCO:

               ¡Ea!

PEYNADO:

               (Él me despachurra. (-Aparte-)
               Así le ayude la burra
               en que la Virgen fue a Egipto,
               que me deje hacer testamento
               y luego me matará.)


Pág. 029 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


MARCO:

               ¡Villano, acabemos ya!

PEYNADO:

               Señor, por el monumento,
               por la tumpa y el guisopo,
               por la lámpara y su luz,
               por la manga de la cruz
               y por todo cuanto topo
               cuando ando a escuras,
               que tenga mancilla de este cuitado,
               que no hallará otro Peynado
               si una vez enviuda Menga.

MARCO:

               Yo te aseguro la vida
               porque fuiste a tu señor leal.
               Ven, no hayas temor.

PEYNADO:

               El alma tengo escorrida
               de miedo; aquesto es verdad.

MARCO:

               ¿No vienes?

PEYNADO:

               ¿Hay mayor susto?

MARCO:

               ¡Ea!

PEYNADO:

               Ya vamos, que es justo
               que hagamos su voluntad.
Vanse.
Salen don DIEGO, de estudiante,
y doña ELENA, también de estudiante

DIEGO:

               ¡Jesús, Jesús!

ELENA:

               En Dios creo,
               aunque traigo el alma en pena.
               ¿Que os santiguáis?

DIEGO:

               Doña Elena,
               ¿vos con sotana y manteo?
               ¿Vos desde Toledo aquí,
               en Bolonia y en escuelas?


Pág. 030 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


ELENA:

               Calzóme Amor las espuelas,
               ¿qué mucho que vuele ansí?

DIEGO:

               ¿Una mujer como vós,
               de tal valor y linaje,
               en Italia y en tal traje?

ELENA:

               Hazañas son de Amor dios;
               ¿qué os espanta?

DIEGO:

               Lo que escucho
               y lo que veo.


Pág. 031 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


ELENA:

               O sois loco,
               o no sabéis que ama poco
               quien amando no hace mucho.
               Don Diego, un mes hace curso
               las escuelss de los celos,
               dando penas y desvelos
               liciones a mi discurso.
               Y en un mes que he estado aquí,
               haciendo en vez de liciones
               locas averiguaciones
               que han salido contra mí,
               no os he hablado ni he querido
               darme a conocer. Ya sé,
               si amor en don Luis sembré;
               que vengo a coger olvido.
               Quísole el alma ofrecer
               la libertad que negó
               que, como avaro, dejó
               de tomar por no volver.
               Vinose huyendo de mí,
               a Italia; mas, como amor
               crece en brazos de un rigor,
               disfrazada le seguí,
               atropellando mi fama
               hasta aquí; donde he sabido
               que pretende, aborrecido,
               aborreciendo a quien le ama.
               Y como juntos vivís
               y sois un alma los dos,
               esperando que por vos
               ha de pagar don Lüís
               mi amor constante, he querido
               darme, en fin, a conocer
               sólo a vos; yo vengo a ser
               vuestro paje, y lo que os pido,
               por la nobleza española
               con que vuestro nombre honráis,
               es que a nadie descubráis
               quién soy; que esta traza sola,
               si me ayuda la Fortuna,
               hará, con vuestro favor,
               que don Lüís tenga amor
               a doña Elena de Luna.


Pág. 032 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


DIEGO:

               ¡Alto! No hay aconsejaros;
               que sois amante y mujer,
               que habéis sabido querer
               y sabéis detérminaros.
               Vuestro amor es tan constante
               que cualquier favor merece.
               A don Luis no pertenece
               una mujer de diamante;
               y aunque bella y principal,
               pobre; y cuando se ablandase,
               no es bien que don Luis se case
               fuera de su natural.
               Un año ha que estoy por él
               envuelto en aqueste luto,
               oyendo textos sin fruto.
Sale don LUIS

LUIS:

               Prevénme casco y broquel.

DIEGO:

               Éste es.

ELENA:

               Di que de Toledo
               soy y que a servirte vine.

DIEGO:

               ¿No será mucho que atine
               quién eres?

ELENA:

               No tengas miedo,
               que me ha visto pocas veces,
               y siempre lo aborrecido
               engendra en el alma olvido.

DIEGO:

               Divinamente pareces
               de estudiante.

ELENA:

               No es mal trueco
               el que he hecho.

DIEGO:

               ¡Bello traje!
               ¿Quién diré que eres?

ELENA:

               Tu paje.

DIEGO:

               ¿Y llamaréte?

ELENA:

               Pacheco.

LUIS:

               ¡Oh, don Diego de Mendoza!

DIEGO:

               Salir querrás ya a rondar.

LUIS:

               A lo menos adorar
               la casa que a mi sol goza.
               ¡Ay, don Diego, sentenciado
               vengo a muerte!


Pág. 033 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


DIEGO:

               ¿Qué delito
               has hecho?

LUIS:

               Amar infinito
               a Margarita.

DIEGO:

               ¿Hasla hablado?
               ¿Mostrósete desdeñosa?
               ¿Reprendió tu libertad?
               ¿No hizo su honestidad
               la empresa dificultosa?
               ¿Mas que te dijo con talle
               severo, hecha otro Narciso,
               "Mira, Zaide, que te aviso
               que no pases por mi calle?"
               Por lindo modo te encanta,
               para cogerte después,
               donde no te irás por pies.

LUIS:

               ¿Qué dices, que es una santa?

DIEGO:

               ¿Santa? Bueno, hazla un altar.

LUIS:

               ¡Plugiera a Dios que quisiera
               ser mi esposa!

ELENA:

               (¡Ay, rabia fiera! (-Aparte-)
               ¿esto venir a escuchar?)

LUIS:

               Mas tan desdichado he sido
               que quiere encerrar mis quejas
               entre paredes y rejas.

DIEGO:

               ¿De qué modo?

LUIS:

               Ha prometido
               ser monja.

ELENA:

               (¡Albricias, Amor, (-Aparte-)
               que ésta nueva os resucita!)

DIEGO:

               Restituyo a Margarita
               la opinión de su valor;
               estado ha escogido al doble
               honroso, que un monasterio
               es ilustre cautiverio
               y cárcel de gente noble.
               Mudad gusto.

LUIS:

               ¿Cómo puedo?

DIEGO:

               No es bien competir con Dios.

LUIS:

               ¿Quién es el que está con vos?

DIEGO:

               Un muchacho de Toledo
               que el deseo de estudiar
               y verme le traen aquí.

LUIS:

               ¿Es de vuestra casa?

DIEGO:

               Sí.

LUIS:

               ¿Cúyo hijo?


Pág. 034 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


DIEGO:

               De Aguilar,
               de mi padre gentilhombre.

LUIS:

               ¡Buen talle!

DIEGO:

               ¡Maravilloso!

LUIS:

               ¿Y el ingenio?

DIEGO:

               Milagroso.
               Pacheco tiene por nombre.

ELENA:

               ¿Qué manda vuesa merced?

DIEGO:

               Pacheco, que conozcáis
               a don Luis y le sirváis
               como a mí

ELENA:

               Mucha merced
               recibiré que en su gusto
               me emplee.

LUIS:

               ¿Habéis estudiado?

ELENA:

               Gramática he comenzado,
               aunque con algún disgusto.

LUIS:

               ¿En qué andáis?

ELENA:

               "Amo, Amas."

LUIS:

               ¡Buen verbo! ¿Y ha mucho?

ELENA:

               Sí.
               no puedo salir de aquí.

LUIS:

               Son laberintos sin llamas.
               ¿Pues sabéis ya declinar?

ELENA:

               ¡Plugiera a Dios lo ignorara,
               porque si no declinara,
               ya supiera conjugar!

LUIS:

               Decid, pues, esta oración,
               "Yo amo a Dios."

ELENA:

               Es mentirosa,
               porque amándole a su esposa,
               no le amáis y hacéis traición.


Pág. 035 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


LUIS:

               Bachiller me parecéis.

ELENA:

               Y aun licenciado.

LUIS:

               Decid,
               "yo amo."

ELENA:

               Aqueso sí; oíd,
               y que la acierto veréis
               sin temor de solecismo.

LUIS:

               Donaire tiene por Dios.

ELENA:

               Va, ego amo.

LUIS:

               ¿A quién?

ELENA:

               A vos.

LUIS:

               ¿A mí amáis?

ELENA:

               A vos mismo,
               que sois mi dueño y señor.

DIEGO:

               Su lealtad os ha obligado,
               que como es vuestro crïado,
               es razón que os tenga amor.

LUIS:

               ¿Mi criado?

DIEGO:

               Si lo es mío,
               vuestro lo ha de ser también.

LUIS:

               Desde aquí lo quiero bien.

ELENA:

               En esa palabra fío.
Sale CALVETE, gorrón,
con espada y broquel

CALVETE:

               "Accipe et tiniebunt gentes".
               Con el broquel sufridor
               no traigo el casco, señor.
               Los tuyos son suficientes.


Pág. 036 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


LUIS:

               Pues ¿por qué?

CALVETE:

               La ley lo veda,
               que estando el tuyo vacío
               ponerte otro, señor mío,
               será seda sobre seda.

LUIS:

               Ven, conmigo, impertinente.

CALVETE:

               ¿Salimos ya a bobear?

DIEGO:

               ¿Aguardámoste a cenar?

LUIS:

               Sí.

DIEGO:

               ¿A las cuántas?

CALVETE:

               A las veinte.

LUIS:

               Luego vendré.

CALVETE:

               Cuando el día,
               el alba enrubia el copete.

DIEGO:

               ¿No iré en lugar de Calvete
               mejor yo en tu compañía?

LUIS:

               Ya sabes mi condición.

DIEGO:

               No te quiero replicar.

CALVETE:

               Estrellado he de cenar.

LUIS:

               ¿Qué hora es?

CALVETE:

               Las once son.

Vanse LUIS y CALVETE


Pág. 037 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


ELENA:

               A idolatrar las paredes
               de su Margarita va.

DIEGO:

               Si determinada está
               de entrarse monja, bien puedes
               asegurar tus recelos.

ELENA:

               Ven, sabremos cómo llora
               desdenes de la que adora
               y ayudaránle mis celos.

DIEGO:

               Si es tu gusto, enhorabuena.

ELENA:

               Amor loco, yo por vos
               y vos por otro.

DIEGO:

               Y--¡por Dios!--
               que lo estás tú, doña Elena.
Vanse.
Salen don LUIS y CALVETE

CALVETE:

               ¿Qué diablos has de sacar
               de andar cargado de hierro,
               dando en que entender a un perro
               que nos comienza a ladrar;
               hecho cedulón de esquina,
               pisando bastardo barro,
               puesta la vista en el Carro,
               las Cabras y la Bocina,
               mientras se acuesta despacio
               quien esa pena te da,
               y más sabiendo que está
               tomada para palacio?
               Si ha de ser monja, ¿de qué
               te ha de servir el rondarla,
               suspirar y enamorarla?


Pág. 038 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


LUIS:

               ¿Comienzas ya? Déjame.

CALVETE:

               Si a un torno y reja ha hecho voto,
               ¿qué provecho sacas de esto?
               Pero vendrás ya dispuesto
               a ser su negro devoto.
               Y escogiendo el bobo estado,
               que caro te ha de costar,
               querrás desde hoy comenzar
               el año del noviciador.
               Un amigo tuve yo
               que estuvo malo en España
               de esta contagión extraña.

LUIS:

               ¿Cómo?

CALVETE:

               A una monja sirvió
               hecho mula de retorno,
               pechero de una andadera,
               paciente de una portera
               y majadero de un torno;
               que al cabo de deseallo,
               más que verse libre un preso,
               sin ser la monja de queso,
               se la daban por un rallo.

LUIS:

               Déjate de disparates,
               y ¿qué hará mi ingrata, di?

CALVETE:

               Una albarda para ti
               con estribos y acicates.

LUIS:

               ¡Ah, necio!

CALVETE:

               A lo moscatel
               amas; quizá es su ejercicio,
               como andas en su servicio,
               el estar ahora en él
               despachando piovisiones
               para quien sus puertas pasa.


Pág. 039 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


Sale a la puerta FABIA, criada,
con una criatura envuelta

LUIS:

               ¡Vive Dios!

CALVETE:

               La de su casa
               abrieron; si te dispones
               a saber quién entra o sale,
               llega; mas mira por ti.

LUIS:

               ¿La puerta han abierto?

CALVETE:

               Sí.

LUIS:

               ¡Válgame Dios!

CALVETE:

               Ya te vale.

LUIS:

               A tal hora es novedad
               en tan recogida casa
               abrir puertas.

FABIA:

               Ce, ¿quién pasa?
               ¿Sois el príncipe? Llegad.

LUIS:

               Calvete, príncipe dijo.

CALVETE:

               Es verdad, principe oí.

LUIS:

               ¡Ay, cielos!

CALVETE:

               Dile que sí.

LUIS:

               El príncipe soy.

FABIA:

               Un hijo
               os ha dado Margarita
               que a Narciso se adelanta.

LUIS:

               ¡Hijo! ¿Cómo?

CALVETE:

               ¡Oh es una santa!

LUIS:

               ¡Jesús!

CALVETE:

               ¿Ésta es la bendita,
               la monja, la recogida?
               Pero bien se recogió.


Pág. 040 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina


FABIA:

               No ha un instante que parió
               con peligro de la vida.
               Pero el cielo soberano
               tan própicio nos ha sido,
               que en el jardín ha parido
               sin saber nada su hermano.
               Ha fingido un accidente,
               y ahora en la cama está.
               Lo propuesto estorbará
               por hoy este inconveniente;
               mas presto os veréis los dos
               en vuestro estado y sin pena.

CALVETE:

               ¡Linda monja!

FABIA:

               Gente suena;
               tomad, príncipe, y adiós.
Vase

CALVETE:

               ¿Qué te ha dado?

LUIS:

               La criatura.

CALVETE:

               Bueno; a quien hizo el cohombro
               di que se le eche en el hombro.

LUIS:

               ¡Jesús! ¿Duerme por ventura?

CALVETE:

               No se durmió la señora.

LUIS:

               Loco estoy de pena y celos;
               ¡Jesús, Margarita, cielos!

CALVETE:

               ¿Qué habremos de hacer ahora?

LUIS:

               Dar finiquito a mi amor.

CALVETE:

               ¿No la has de amar?


Pág. 041 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto I Tirso de Molina



LUIS:

               ¿Cómo puedo
               si desengañado quedo?
               Miremos por el honor
               de Margarita, Calvete,
               que al fin la he querido bien.
               A buscar una ama ven.

CALVETE:

               De amante te hizo alcahuete.

LUIS:

               Mañana quién es sabré
               este príncipe encantado
               que en costas me ha condenado,
               y el hurto le volveré.

CALVETE:

               El ama le criará
               que nos sirve.

LUIS:

               ¿Está parida?

CALVETE:

               ¿Eso ignoras, por tu vida?
               Parida y preñada está.

LUIS:

               Pues bien viene.

CALVETE:

               ¡Qué bonito
               parece el chico!

LUIS:

               Cesó
               mi amor.

CALVETE:

               ¡Ajó, niño, ajó!
               Llamaráse Margarito.

Vanse
 
FIN DE LA JORNADA PRIMERA


Escena II
Pág. 042 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


Salen don DIEGO como de noche,
y doña ELENA
DIEGO:

               La calle es ésta, y aquélla
               su casa.

ELENA:

               Buena, en verdad.

DIEGO:

               Con haber en la ciudad
               tantas, ésta es la más bella.

ELENA:

               El estar en arrabal
               disminuye su valor.

DIEGO:

               No es por aqueso peor.

ELENA:

               No está en calle principal.

DIEGO:

               No, pero es más provechosa.

ELENA:

               Mas ¿cómo?

DIEGO:

               Demás de estar
               dentro y fuera del lugar,
               esta huerta deleitosa
               la hace más excelente,
               que es gran cómodo el poder
               en una ciudad tener
               casa y quinta juntamente.


Pág. 043 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


ELENA:

               Ya sé que se llama ésta
               porque no me satisfagas,
               la quinta de lcs Gonzagas;
               mas, si según manifiesta
               la fama, su dueño pasa
               pobreza, di que la venda,
               que siempre la poca hacienda
               se corre en la grande casa.

DIEGO:

               No ha de obligar la pobreza,
               por grande que venga a ser,
               a que uno llegue a vender
               el solar de la nobleza.
               Y aunque hecha comparación
               con la hacienda y el estado
               que tuvo antes ha quedado
               pobre, según la opinión
               del vulgo, más rico queda
               el rico cuando empobrece
               que el pobre cuando enriquece.

ELENA:

               Para que quedarlo pueda,
               empeñe esta Margarita
               que me da tanto pesar.

DIEGO:

               Vender si, mas nó empeñar,
               que no es prenda que se quita
               la mujer, antes con ella
               dan dineros.

ELENA:

               Mucho tarda
               don Luis.


Pág. 044 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


DIEGO:

               Como no aguarda
               su dama ni ha de vencella
               con servirla y pasealla,
               quizá se hartó de rondar
               y dio la vuelta a cenar.

ELENA:

               La huerta han abierto, calla.

DIEGO:

               ¿Mas si le hubieren cogido
               a don Luis entre dos puertas?

ELENA:

               Mis desdichas fueran ciertas.

DIEGO:

               Una mujer ha salido
               sola.

ELENA:

               Dama debe ser
               de Marco Antonio.

DIEGO:

               No es hora
               de salir damas ahora.

ELENA:

               Pues ¿cuándo?

DIEGO:

               Al amanecer
               salen muchas de aventura,
               que, como sobras de cena,
               las mañanas; doña Elena,
               las echan con la basura.

ELENA:

               ¿Hate sucedido a ti?

DIEGO:

               No sé; cuando no hay solomo,
               mozo soy, de todo como.


Pág. 045 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


Sale MARGARITA con manto
MARGARITA:

               ¿Dónde iré, triste de mí?
               ¿Si habrá el príncipe venido?
               Gente por la calle pasa.
               ¿Qué he de hacer? Volverme a casa
               no es posible, que ha sentido
               mi hermano mi liviandad,
               y dar esta noche intenta
               fin a mi vida y su afrenta.
               ¡Tened, cielos, piedad
               de mi vida!

ELENA:

               Consultando
               está por dónde ha de ir.

MARGARITA:

               El temor me fuerza a huír,
               y el honor está dudando.
               Volveréme.

DIEGO:

               Reina mía,
               si estar indeterminada
               es a falta de posada
               mientras sigue el alba el día,
               en la nuestra está la cena
               con ánimo de aguardar
               convidados.


Pág. 046 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


MARGARITA:

               ¡Qué a escuchar
               venga aquesto!

DIEGO:

               Doña Elena,
               ¡qué bien huele, pesia tal!

ELENA:

               Sí; pero no siempre suele
               oler bien quien siempre huele.

DIEGO:

               Así lo dijo Marcial.
               ¿No merecemos respuesta?
Da voces

MARGARITA:

               ¡Ah Príncipe! ¡Ah Carlos!

ELENA:

               ¡Paso!

DIEGO:

               ¿Principe? ¡Notable caso!

ELENA:

               Mujer principal es ésta.
               Volverme será mejor.

DIEGO:

               ¿Qué teméis, señora mía?

MARGARITA:

               Alguna descortesía.

DIEGO:

               Gente somos de valor.

MARGARITA:

               Pues mostradle en no impedir
               mi camino.

DIEGO:

               Andad con Dios,
               aunque llevando a los dos
               más segura podréis ir.

MARGARITA:

               El peligro considero
               qué llevo de noche y sola.
               ¿Qué gente sois?

DIEGO:

               Española.

MARGARITA:

               ¿Sois noble?


Pág. 047 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


DIEGO:

               Soy caballero.

MARGARITA:

               ¿De qué reino?

DIEGO:

               De Toledo,

MARGARITA:

               ¿Y qué apellido?

DIEGO:

               Mendoza.

MARGARITA:

               Gracias al cielo que goza
               tan noble amparo mi miedo.
               Si el valor y la piedad
               nobles atributos son
               que ensalzan vuestra nación,
               Mendoza ilustre, jurad
               por la fe de caballero
               que mi honor irá seguro
               en vuestro amparo.

DIEGO:

               Sí, juro.

MARGARITA:

               Que lo cumpliréis espero.
               Venid, pues.

DIEGO:

               ¿Dónde?

MARGARITA:

               No sé.

DIEGO:

               ¿Qué lleváis?

MARGARITA:

               Mi triste suerte.

DIEGO:

               ¿De quién huís?

MARGARITA:

               De la muerte.

DIEGO:

               ¿Quién sois?

MARGARITA:

               Después lo diré,
               que corre mi vida aquí
               mucho riesgo.

DIEGO:

               En mi posada
               segura estaréis y honrada.


Pág. 048 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


MARGARITA:

               (¡Ay, Príncipe!) (-Aparte-)

DIEGO:

               ¿Vamos?

MARGARITA:

               Sí.
Vanse don DIEGO y MARGARITA

ELENA:

               Llevósele por lo honrado.
               Dios ponga tiento en su amor,
               que no es todo sino olor
               a escuras y rebozado.
               Aunque si por la apariencia
               el juicio se ha de hacer,
               muestras ha dado de ser
               de más prendas que prudencia.
               A un príncipe pidió ayuda,
               que Carlos después llamó,
               y al ver de dónde salió
               me ha puesto en notable duda.
               Pero ejemplo tiene en mí
               cualquiera amorosa hazaña,
               pues a Italia desde España
               don Luis me trae ansí.
               Por aguardarle si acude
               aquí donde pierde el seso,
               no voy a ver el suceso,
               de esta dama; Amor la ayude
               si ha sido autor de sus penas,
               que teniendo que llorar
               tantas yo; mal podré dar
               oídos a las ajenas.


Pág. 049 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


Salen don LUIS y CALVETE,
como de noche
LUIS:

               ¿Que estaba parida el ama?

CALVETE:

               ¿No lo has visto?

LUIS:

               ¿Hay tal ventura?
               Por el bien de la criatura
               la perdono.

CALVETE:

               ¡Oh, cómo mama
               el chicote! Mas ¿a qué
               volvemos a este lugár?
               ¿Es por ventura a buscar
               otra cría que nos dé
               en que entender?

LUIS:

               El deseo
               de conocer, si es posible,
               este príncipe invisible,
               ya que sus efectos veo,
               me saca fuera de mí
               y de mi casa a tal hora.

CALVETE:

               ¿Sabes tú si vendrá ahora?

LUIS:

               Si le esperaban aquí
               a cosa que importa tanto,
               ¿quién duda que acudirá?

CALVETE:

               ¿Has de acuchillarle?


Pág. 050 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               ¡Ya
               cesó mi amoroso encanto!
               El fue mejor negociante
               y más dichoso que yo.
               Si la cátedra llevó
               que pretendí por vacante,
               ¿qué he de hacer?

CALVETE:

               Bien lo imaginas,
               aunque burla es, y no leve,
               que él la cátedra te lleve
               y tú pagues las propinas.
               Ya parece que nos llama
               otra mujer y nos da
               otro niño que criará
               a tu costa en casa otra ama;
               y así puedes poco a poco,
               si lo sufre tu caudal,
               hacer tu casa hospital
               de expósitos.

LUIS:

               Calla, loco.

CALVETE:

               Harto más lo es quien procura
               andar como tú, perdido,
               pues rompiendo otro el vestido
               te ha echado a cuestas la hechura.
               Vamos a cenar, señor.

ELENA:

               Dos hombres vienen. ¿Si acaso
               es éste el príncipe?

CALVETE:

               Paso,
               que está tu competidor
               a las puertas de tu dama.


Pág. 051 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               Dices la verdad; éste es
               el príncipe.

CALVETE:

               Llega, pues.

LUIS:

               Antes quiero ver si llama
               a la puerta.

ELENA:

               Hablarle intento.

CALVETE:

               Acá se acerca, señor.
               Hablarle será mejor.

LUIS y ELENA:

               ¿Sois el príncipe?

CALVETE:

               ¡Buen cuento!
               ¡Válgate la maldición
               por príncipe tan buscado!
               O es duende o está encantado.

ELENA:

               Don Luis y Calvete son.

LUIS:

               ¿Es Pacheco?

ELENA:

               Señor, sí.

LUIS:

               ¿Y don Diego?

ELENA:

               Una aventura
               gozar en casa procura.

LUIS:

               ¿Y qué haces tú solo aquí?

ELENA:

               Obligo cierto respeto.

LUIS:

               ¿Tuyo?

ELENA:

               ¿No soy yo persona?

CALVETE:

               Para hacerle una mamona.

ELENA:

               Soy solícito y secreto,
               y por esta causa espero
               ser venturoso en amores.


Pág. 052 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


CALVETE:

               Todos salen bailadores
               en cas del tamborilero.
               Tenemos el amo amante,
               por fuerza habemos de amar;
               desde hoy me echo a enamorar,
               pues tú eres disciplinante.

LUIS:

               ¿Qué príncipe imaginaste
               que era yo cuando me viste?

ELENA:

               El mismo que tú entendiste
               que era yo cuando me hablaste.

LUIS:

               ¿Conócesle?

ELENA:

               Yo en mi vida
               le eché paja.

CALVETE:

               O se ha escondido,
               o algún diablo se ha metido
               príncipe.

ELENA:

               Salió afligida
               de esa casa una mujer
               de bravo talle y olor;
               tuvo de vernos temor,
               y queriéndose vólver,
               llegó don Diego, ofrecióla
               a lo tierno su posada,
               peró gritó alborotada,
               "¡Ah príncipe! ¡Ah, Carlos! ¡Hola!"
               Sosegámosla los dos,
               y paró en fin en sosiego
               en llevársela don Diego
               a casa.


Pág. 053 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


CALVETE:

               ¡Bueno, por Dios!

LUIS:

               Calvete, ¿si es Margarita?

CALVETE:

               ¡Jesús! ¿Eso has de decir?
               ¿Tal mujer ha de salir
               de noche, y sola? Bonita
               es ella; alguna crïada
               al príncipe fue a buscar
               que se debió de pagar
               del convite y la posada,
               y envidiosa por ventura
               de lo que con su ama pasa,
               querrá encuadernar en casa
               con don Diego otra criatura;
               no hay siño cunas y a ello,
               que llueven muchachos hoy.

LUIS:

              ¿Quién será? Confuso estoy.

CALVETE:

               En casa puede sabello.

LUIS:

               Bien dices. ¡Ay, cielos,
               si tengo en ella a mi bien!

CALVETE:

               Un hombre viene; detén
               el paso.

ELENA:

               (Ya tengo celos (-Aparte-)
               de este demonio o mujer.
               ¿Si és Margarita? ¡Ay de mi!)


Pág. 054 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


Sale don DIEGO
DIEGO:

               ¿Si hallaré al príncipe aquí?
               Mas éste debe de ser.
               ¿Sois el príncipe, señor?

CALVETE:

               Otro buscón de aventuras.
               ¿Qué príncipe es éste a escuras,
               qué brujo o que encantador?

DIEGO:

              ¡Don Luis!

LUIS:

              ¿Es don Diego?

DIEGO:

              ¡Bueno!
               Dadme albricias.}}

LUIS:

               ¡Ay, amigo!
               ¿Qué te he dar si contigo
               tienes el alma?

CALVETE:

               El sereno
               que pasamos.

LUIS:

               Mas ¿que sé?
               ¿De qué a pedírmelas vienes?

DIEGO:

               ¿De qué?

LUIS:

               A Margarita tienes
               en casa.

DIEGO:

               Tarde llegué.
               ¿Quién te lo ha dicho?

LUIS:

               Mis celos,
               que infiernos en mí se llaman.
               Cuéntame el cómo.


Pág. 055 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


DIEGO:

               Los que aman
               siembran gusto y cogen duelos.
               ¿No sabes en qué ha parado
               la monja?

LUIS:

               Ya he sabido
               que ha parado en que ha parido.

CALVETE:

               Las cabras nos han echado;
               en casa el muchacho está.

DIEGO:

               ¡Válgame Dios!

LUIS:

               Hallé abierta
               esta encubridora puerta,
               poco más de una hora habrá;
               asomóse una crïada
               con un niño, y como vio
               que pasábamos, llamó;
               llegué, el alma alborotada,
               y oyéndome preguntar,
               "¿sois el príncipe?" Que sí,
               celoso la respondí.
               "Gracias, dijo, podéis dar
               a Dios, de que ya tenéis
               un hijo que a Margarita
               y a vos en belleza imita;
               y porque os aseguréis
               de todo punto los dos,
               Marco Antonio está ignorante
               de todo." Dióme el infante
               y cerró con un adiós.
               ¿Qué os parece?


Pág. 056 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


DIEGO:

               ¡Caso extraño!

LUIS:

               Al ama, en fin, se la di,
               qué está parida.

DIEGO:

               Eso sí,
               no será estéril este año.
               ¿Y habéis sabido quién es
               el príncipe?

LUIS:

               Ya estuviera
               en casa si lo supiera;
               eso aguardo.

DIEGO:

               Vamos,,pues,
               que yo os quitaré el deseo.

LUIS:

               ¿Cómo? ¿Conocéisle vos?

DIEGO:

               Muy bien.

CALVETE:

               ¡Bendito sea Dios
               que cumplir tu antojo veo!}}

DIEGO:

               Carlos, príncipe parmés,
               os ganó la bendición,
               y es esposo, en conclusión,
               de Margarita. Después
               sabréis lo que ha sucedido.

LUIS:

               Pues ¿no estaba desterrado?

DIEGO:

               De hortelano disfrazado
               ha un año que es su marido;
               y esta noche que parida
               estaba, huyó con temor
               de ver que sabe su amor
               su hermano, y puso su vida
               y su honra en mi poder.
               En mi casa deposita
               amor vuestra Margarita;
               vamos, si la queréis ver.


Pág. 057 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               ¿Príncipe era el hortelano?
               Con tan gran competidor
               temerario fue mi amor.
               El apetito villano
               persuade al pensamiento
               mil quimeras, que no sé
               si resistirlas podré,
               don Diego, si está al sediento
               brindando el arroyo claro,
               si puede vivir el muerto,
               si el que navega ve el puerto,
               si toca el oro el avaro,
               si ve la joya el ladrón,
               si el asalto el capitán,
               al norte la piedra imán,
               y, en fin, Amor la ocasión,
               ¿no será cualquier reparo
               que le resista violento?
               Claro está; yo soy sediento,
               muerto, navegante, avaro,
               ladrón, capitán y amante;
               pues si agua, vida, puerto, oro,
               asalto, ocasión, tesoro,
               me ha puesto el cielo delante,
               ¿quién pondrá a mi gusto tasa
               cuando la ocasión le espera,
               ni quién la osará echar fuera
               si ella misma se entra en casa?


Pág. 058 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


ELENA:

               (¡Ay, sospechoso temor,’’’(-Aparte-)’’’
               mi desdicha averiguastes!)

DIEGO:

               Contra amorosos contrastes,
               don Luis, basta el valor.
               Margarita tiene dueño.
               Ella es noble y vos honrado;
               de mi valor se ha fïado
               y es mi palabra el empeño
               sobre quien su honor confía,
               y es razón que lo defienda,
               pena de perder la prenda
               que ella estima por ser mía.
               Bien sé que lo que decís
               es sin veros al espejo
               de la razón y el consejo,
               y que sois vos, don Luis,
               tan cuerdo, que cuando Amor
               la entrada segura os diera,
               el apetito venciera
               vuestra nobleza y valor.
Echa mano
               Mas por sí, o por no, dejad
               vuestra amorosa querella
               en esta raya o en ella
               dejaré vuestra amistad
               por más prendas que en ella haya;
               que ser amigo es deshonra
               del que en ofensa de la honra
               sus gustos no tiene a raya.


Pág. 059 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               Dame, amigo, aquesos brazos,
               que injustamente lo fueras
               si enojado no rompieras
               de mi amor los ciegos lazos.
               Habló sin pedir licencia
               a la razón el deseo;
               mi culpa y tu enojo veo;
               mas sirva de penitencia
               mi justo arrepentimiento,
               que el fuego que me provoca
               sacó el alma por la boca,
               porque estaba en mí violento.
               Tántalo soy; el manjar
               que mi apetito interesa
               me pone Amor en la mesa
               sin dejármele tocar.
               Ven, que persuadido quedo,
               por mucho que pueda Amor,
               que podrá más el valor
               de don Luis de Toledo.

DIEGO:

               Vamos, que esa hazaña sola
               es digna de aquese pecho.
               Pero ¿qué hazañas no ha hecho
               la cortesía española?
               Contra ti has de pelear.

LUIS:

               (¡Cielos, que viendo que abrasa (-Aparte-)
               el fuego el dueño a su casa
               no le ha de poder matar!)

Vanse don LUIS y don DIEGO


Pág. 060 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


CALVETE:

               Pacheco, ¿qué suspensión
               es ésa?

ELENA:

               Es mi desventura,
               es pena, es rabia, es locura
               y es la misma confusión
               del infierno. ¿Margarita
               en casa con don Luis?
               Celos, ¿aquesto sufrís,
               cuando amor os precipita?
               ¡Fuera vida, seso afuera,
               fuera inútiles disfraces!
               Sepa quién soy

CALVETE:

               ¿Qué es lo que haces?

ELENA:

               Muera Margarita y muera
               don Luis.

CALVETE:

               ¿Estás borracho?
               ........................
               ........................
               ......................[ -acho].
               ¡Jesús! ¿Qué te importa a ti
               Margarita?

ELENA:

               ¡Bueno es eso!
               El alma, la vida, el seso,
               que por su ocasión perdí.
               ¿Piensas tú que soy Pacheco?

CALVETE:

               Pues ¿quién eres?


Pág. 061 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


ELENA:

               ¿Qué sé yo?
               Un árbol que Amor plantó,
               verde ayer y ahora seco.
               (¡Ay, confusos devaneos! (-Aparte-)
               ¿Así quién soy descubrís?
               ¿Por qué, honor, no resistís
               mis frenéticos deseos?
               Si aquéste sabe quién soy,
               a don Luis se lo dirá,
               y sin razón cortará
               la tela que urdiendo voy;
               impórtame divertirle
               de este pensamiento. Amor,
               siempre sois enredador;
               prevenidme qué decirle.)

CALVETE:

               ¿Qué, no eres Pacheco?

ELENA:

               No.

CALVETE:

               Dime, pues, ¿cómo te llamas?

ELENA:

               Infierno de amor.

CALVETE:

               ¿Luego amas
               a Margarita?

ELENA:

               Enlazó
               en sus brazos mi espéranza
               la hiedra que, ya marchita,
               adivina en Margarita
               mi muerte por su mudanza.
               ¡Ay, si supieras quién soy!
               Mas, si muero porque callo,
               poco importa declarallo
               y morir, pues loco estoy.


Pág. 062 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


CALVETE:

               ¿Quién eres?

ELENA:

               El desdichado
               príncipe de Parma.

CALVETE:

               ¿Quién?
               ¿Tú príncipe?

ELENA:

               Yo.

CALVETE:

               ¡Oh, qué bien!
               Pocas muelas he mamado.
               ¿A mi engañifas?

ELENA:

               ¡Pluguiera
               al cielo que no me honrara
               con tal nombre, que no entrara
               en Bolonia, que no viera
               con Margarita mi daño,
               que no pagara tributo
               a mi amor el suyo en fruto
               que sembré y cogí en un año!
               Del hijo de quien es madre
               soy padre.

CALVETE:

               Serlo podéis;
               pero, pardiez, que tenéis
               ruines barbas para padre.
               Pacheco, si ha sido gana
               de darme papilla al niño
               con ella, que sois lampiño,
               y yo extiendo toda arana...


Pág. 063 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


ELENA:

               Vete, necio, que no estoy
               para burlas ni quimeras
               cuando salen tan de veras
               mis desdichas. Di que soy,
               a Margarita, heredero
               de Parma desposeído,
               por príncipe aborrecido
               y amado por jardinero.
               Di que, pues el español
               me afrenta y sus brazos goza,
               sin que el valor de Mendoza
               lo estorbe, que cuanto el sol
               viste de oro y el mar baña,
               tengo de peregrinar
               hasta que pueda vengar
               la injuria que me hace España.
               Dile que de celos muero
               y que la vida me enfada;
               pero no le digas nada,
               que es don Luis caballero;
               ella noble, y sin sentido
               mis celos, que sin querer
               juzgan lo que puede ser
               como si ya hubiera sido.

CALVETE:

               Tú lo dices de tal suerte,
               que cuando burlarme trates,
               aunque ensartas disparates,
               de lástima he de creerte.
               Pero ¿cómo puede ser,
               rapaz, lo que dices cierto,
               si ha un año que está encubierto
               en casa de esa mujer
               el príncipe, y de su estado
               por el marqués excluído?


Pág. 064 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


ELENA:

               Basta decir que yo he sido
               quien de pastor disfrazado,
               temeroso del marqués
               de Monferrato, la quinta
               donde a Chipre el Amor pinta,
               cultivé por interés
               de otra Venus en beldad
               que me dio un ángel que incita
               al amor.

CALVETE:

               Si a Margarita
               gozabas con libertad
               hecho hortelano, ¿a qué efeto
               dejaste el rústico traje
               y escogiste más ser paje
               de don Diego?

ELENA:

               No hay secreto
               que permanezca si el ciego
               descubre sus travesuras;
               sembró sus gustos a escuras
               y a luz sacó el fruto luego.
               Supo su hermano el suceso,
               mandó ausentarme el temor,
               mas, como, aunque niño, Amor
               es temerario y travieso,
               por no ausentarme de aquí
               y saber de esta maraña
               al fin, el valor de España
               en mi favor escogí.

CALVETE:

               Pues ¿por qué más a don Diego
               que a otro?


Pág. 065 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


ELENA:

               ¡Jesús, qué extraño
               sois, Calvete! Si en un año
               que cual mariposa al fuego
               me abraso por Margarita,
               sé que es don Luis su amante
               y que no hay hora ni instante
               que su amor no solicita,
               discreción fue el escoger
               el servirle, pues podía
               andando en su compañía
               a mi Margarita ver
               con don Luis cada instante
               que a solicitarla fuera,
               y mi amor en él tuviera
               siempre un tercero ignorante.

CALVETE:

               Todo aquesto es evidencia;
               convencióse mi porfía,
               perdóneme vusiría;
               pero mal dije, vuslencia,
               que yo diré a mi señor
               que es el príncipe.

ELENA:

               El secreto
               me importa, mas yo os prometo
               de haceros mucho favor
               si con debido recato
               mi estado y nombre encubrís,
               que es amigo don Luis
               del marqués de Monferrato,
               y no menos que la vida
               en que lo ignore me va.


Pág. 066 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


CALVETE:

               Desde hoy la lengua estará
               por ti al paladar asida.
               Pero más satisfacción
               tu Margarita merece
               si por tu causa aborrece
               de mi señor la afición.

ELENA:

               ¡Ay, cielos! Que su hermosura,
               corre riesgo en su poder,
               y Amor no sabe perder
               el tiempo ni coyuntura.

CALVETE:

               Don Luis ha prometido
               no agraviarla, y de su honor
               es don Diego el defensor;
               firme ella, tú su marido,
               no hay trance que temer puedas.

ELENA:

               Ni hombre que pueda estar,
               Calvete, junto al manjar
               con hambre y las manos quedas.
               Mas, vamos, que mi presencia
               la suya hará recatada.

CALVETE:

               ¿Hay noche más enredada?

ELENA:

               ¡Hola!

CALVETE:

               ¿Qué manda vuecencia?

Vanse.


Pág. 067 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


Salen CARLOS y PEYNADO
PEYNADO:

               En una sala encerrado
               hasta ahora me ha tenido,
               adonde el pobre Peynado
               a tragos por ti ha sorbido
               la muerte. De modo he estado
               esta noche en el encierro
               o prisión, que, si por hierro
               Marco Antonio me matara,
               en mis calzones hallara
               la cera para el entierro.
               Darme la muerte quería,
               según por entre la puerta
               lo escuché, en viniendo el día.
               Ya su hermaná estará muerta...

CARLOS:

               ¿Qué dices? ¡Ay, prenda mía!

PEYNADO:

               A no romper la ventana
               y escorrirme, esta es la hora
               que me hace cenar sin gana
               con Cristo, y que Menga llora
               su luto y viudez temprana.
               Todo lo sabe, par Dios;
               por mataros a los dos
               juntos, esta noche ha sido
               disimulado, fingido;
               pero no hallándoos a vos,
               ya habrá visto Margarita
               la tierra de la verdad.


Pág. 068 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


CARLOS:

               Antes que el cielo permita
               tan inhumana crueldad,
               venganza tan inaudita,
               no admita otra vez el sol
               desde el sepulcro español
               la oriental y hermosa cuna,
               ni sirva otra con la luna
               a la noche de farol.
               ¡Ay mi adorada inocente!
               Si en duda puede el temor
               darme la pena presente,
               averiguado el rigor
               de vuestro hermano inclemente!
               ¿Qué hará en mí? Pero es cristiano
               y noble, y al fin su hermano;
               no hará crueldad como ésa.

PEYNADO:

               Los golpes con que la huesa
               abrió el azadón villano
               sentí, aunque preso, señor,
               y el intento oí después
               del airado matador,
               porque bien sabéis que es
               todo oídos el terror.
               De una mujer afligida,
               atormentada o parida,
               sentí suspiros y llantos,
               pedir reliquias y santos
               y encomendarlos su vida.


Pág. 069 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


CARLOS:

               ¡Villano, loco, atrevido,
               vete, antes que el pesar
               .................... [ -ido]
               crezca y no me dé lugar
               para serte agradecido!
Vase PEYNADO
               ¿Cómo no me he vuelto loco?
               Pero sin entendimiento
               fuera, esposa, el sentimiento
               de tU injusta muerte poco.
               Para tu venganza invoco
               tu inocencia; entrad, Amor,
               y sed vos el vengador,
               aunque el castigo no iguale
               a la culpa. Un hombre sale.
Sale MARCO Antonio

MARCO:

               Huyó el príncipe traidor
               con mi hermana, y mi venganza,
               por tardar, no satisfizo
               mi agravio; mas ¿cuándo hizo
               cosa buena la tardanza?
               Si mi ventura le alcanza,
               mi muerto honor resucita,
               a un tiempo tres vidas quita;
               la de Carlos fementido,
               la del hijo mal nacida
               y la vil de Margarita.


Pág. 070 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


CARLOS:

               ¡Cielos, Marco Antonio es éste!
               Mil gracias rendiros quiero,
               pues se vino donde espero,
               que aquí su castigo apreste.
               Caín de manos crüeles
               más bárbaro y fiero que él,
               pues Caín mató un Abel
               y tú has muerto dos Abeles,
               Herodes, cuyas hazañas,
               para tu afrenta inclementes,
               es dar la muerte a inocentes,
               en cuya sangre te bañas.
               Pide al cielo si permite
               que un ángel vengado esté,
               que cada instante te dé
               mil vidas que yo te quite;
               que aun no igualara el valor
               de todas cuantas les des
               con la suya, que al fin es
               un ángel y no un traidor.

MARCO:

               Que vienes sin seso creo
               o por otro me has hablado,
               pues las obras has culpado
               que aún no ejecutó el deseo.
               ¿A qué Abel mi enoja quita
               la vida, que vengar quieres?

CARLOS:

               ¿No sabes quién soy?

MARCO:

               ¿Quién eres?


Pág. 071 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


CARLOS:

               El alma de Margarita,
               que en señal de su inocencia,
               como la vengo a heredar,
               no tuvo que me dejar
               sino es el alma en herencia,
               su venganza solicita.

MARCO:

               ¿Eres Carlos?

CARLOS:

               Carlos soy,
               que con dos almas estoy,
               porque vive Margarita,
               bárbaro tirano, en mí,
               pues cuando determinaste
               dividirlas, las juntaste
               para venir contra ti.

MARCO:

               Ya tengo que agradecerte
               pues me excusas de buscarte,
               y aunque en albricias de hallarte
               te tengo de dar la muerte,
               primero que te la dé
               y con ella satisfagas
               la injuria de los Gonzagas,
               su sangre, nobleza y fe,
               quiero saber si perdida
               la vida con el honor
               murió mi hermana.


Pág. 072 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


CARLOS:

               ¡Traidor!
               Pues siendo tú el fratricida,
               ¿me lo preguntas a mí?
               ........................
               ........................
               ..................... [ -í].
               Yo no podré castigar
               con tu muerte tu delito,
               pues si la vida te quito
               aún no comienzo a vengar
               a mi esposa. Mas, traidor,
               gente viene; ven tras mí,
               que quiero cobrar de ti
               como de mal pagador.

Echan mano y vanse.
Salen don DIEGO y don LUIS

DIEGO:

               Entretanto que no viere
               el príncipe no tendrá
               sosiego.

LUIS:

               Celoso está
               mi amor por lo que le quiere,
               y vengo huyendo del fuego
               que mis entrañas abrasa,
               que aun no oso quedar en casa
               con ella y sin ti, don Diego.


Pág. 073 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


DIEGO:

               Con eso das testimonio,
               don Luis, de tu valor.
Hablan dentro

MARCO:

               ¡Ah, príncipe engañador!

CARLOS:

               ¡Ah, tirano Marco Antonio!

DIEGO:

               Al príncipe oí nombrar.

LUIS:

               Yo á Marco Antonio, el hermano
               de Margarita.

DIEGO:

               No en vano
               nos trujo a este lugar
               el cielo. Llega a apartarlos,
               que se matan.

LUIS:

               Caballeros,
               tened los nobles aceros,
               que entre Marco Antonio y Carlos
               la amistad y el parentesco
               han de ser los medios sabios
               con que se olviden agravios
               antiguos.

DIEGO:

               Si es que merezco
               esta merced en favor,
               príncipe, de que una dama
               que vive en mi casa os llama
               de su libertad deudor,
               parad la espada y la mano,
               que morirá Margarita
               si esta pendencia le quita
               a su esposo o a su hermano.


Pág. 074 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


Salen MARCO Antonio y CARLOS
CARLOS:

               ¿Cómo, pues, vive mi esposa?

DIEGO:

               Y viva por muchos años.

MARCO:

               ¡Ay, sospechosos engaños!

CARLOS:

               ¡Ay, prenda del alma hermosa!

LUIS:

               En vuestro nombre me dio
               un ángel, de quien sois padre,
               que como es ángel su madre,
               su semejanza parió.
               Y don Diego, que venía
               en mi busca, a vuestra esposa
               encontró que, temerosa
               de Marco Antonio, salía
               de su casa; y porque os cuadre
               el contento, quiso Dios
               que llevásemos los dos
               a la nuestra el hijo y madre.

CARLOS:

               Hoy vuelvo a vivir de nuevo.

MARCO:

               ¿Quién en una noche vio
               tanto enredo?

CARLOS:

               Sepa yo
               a quién tanta merced debo.

LUIS:

               Por don Diego de Mendoza
               a vuestra esposa adquirís.


Pág. 075 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


DIEGO:

               Solamente don Luis
               de Toledo el favor goza
               con que os sirve, y le debéis
               aún más de lo que pensáis,
               ................... [ -áis]
               Disponer de ella podéis,
               que a la española nación
               no es mucho ofrecer la vida.

LUIS:

               Margarita está afligida,
               recelosa, con razón,
               de la enemistad antigua
               que entre Marco Antonio y vos
               se conserva, pues que Dios
               con tanta paz averigua,
               a pesar de la fortuna
               vuestra, prolijas pasiones,
               sean uno los corazones,
               pues que ya la sangre es una.
               Las manos habéis de daros
               de amigos.

De rodillas

CARLOS:

               Más razón es
               que os dé rendido a esos pies
               mis armas para vengaros,
               pues viviendo Margarita
               satisfecho moriría,
               porque el agravio lo esté
               que a darme muerte os incita.
               Para que os venguéis escojo,
               Marco Antonio, este lugar,
               porque en él han de quedar,
               o mi vida o vuestro enojo.


Pág. 076 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


LUIS:

               La nobleza en pechos sabios
               olvidos de injurias cría.

MARCO:

               Príncipe, la cortesía
               puede más que los agravios.
               Dadme aquesa noble mano
               y esos brazos que yo os doy.
               ...................... [ -oy].

CARLOS:

               Y yo nombre de mi hermano.
               Vamos a ver a mi esposa.

DIEGO:

               ¿Hay ventura más extraña?

MARCO:

               Siendo medianera España
               por fuerza ha de ser dichosa.

CARLOS:

              ¡Qué os he de ver cara prenda!

LUIS:

               Don Diego, en esta ocasión
               gozará, echando al ladrón
               de casa, el alma su hacienda.
 
FIN DE LA JORNADA SEGUNDA


Escena III
Pág. 077 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


Sale doña ELENA, de hombre,
y MARGARITA
ELENA:

               La lástima que me han hecho
               vuestras desgracias, señora,
               junto con mi inclinación
               que por ser noble es piadosa,
               me ha obligado a buscar modo
               con que el peligro socorra,
               que corren a un mismo tiempo
               vuestra vida y vuestra honra.
               De España vine a ser paje
               de don Diego de Mendoza,
               y aunque paje, bien nacido,
               como hablan por mí las obras.
               De vuestros amores supe
               aquesta noche la historia,
               que aunque comienza en tragedia
               muchas el cielo revoca.
               También supe la ocasión
               que os sacó de noche y sola
               de vuestra quietud y casa
               librando la vida a costa
               del qué dirán, monstruo vil
               en cuya bárbara boca
               tantas honras hemos visto
               despedazadas y rotas.
               Alegre estaréis sin duda
               de que en una casa propia
               halléis socorro, hijo y madre,
               en la nobleza española.
               ¿Quién duda que aguardaréis
               que salga la blanca aurora
               huyendo del sol, que ensarta
               en hilos de oro su aljófar,
               para que el príncipe venga
               y a vuestros pesares ponga
               alegre fin, dando treguas
               a vuestro llanto y congojas?
               Don Luis, que en casa ha visto
               la ocasión, vencido borra
               promesas y obligaciones,
               y a los pies del gusto postra
               respetos y cortesías.
               Si no huís dentro de una hora
               a la luz de esa hermosura
               será ciega mariposa,
               que, aunque queme su nobleza
               las alas a la memoria,
               traerá otra vez el agravio
               que a Tarquino echó de Roma.
               Don Diego, como es su amigo,
               ni os defiende ni reporta
               con el freno del consejo
               su determínación loca.
               Antes por darle lugar
               se ha ausentado de Bolonia;
               ved vos, si se va el que os guarda,
               ¿qué hará el ladrón con las joyas?
               El príncipe, que pudiera
               defenderos como a esposa,
               yéndole yo a dar aviso,
               imposible es que os socorra,
               porque, según en corrillos
               lo dice la ciudad toda,
               dejando el tosco disfraz,
               tomó para Parma postas,
               donde estableciendo paces
               perpetuas, otra vez cobra
               su estado, dando de esposo
               la mano a la hija hermosa
               del marqués de Monferrato
               y previniendo a sus bodas
               mil fiestas que a vuestro amor
               harán las fúnebres honras;
               pues decir que vuestro hermano,
               aunque esta casa os esconda,
               ha de ignorar dónde estáis;
               sabiendo que os sirve y honra
               don Luis, es ignorancia;
               y si viene, ¿quién le estorba
               que rompiendo vuestro pecho
               con él su agravio no rompa?
               Celos, peligro y temor
               contra vos al arma tocan,
               que es propio de las desgracias
               convidarse unas a otras.
               Mirad si os ofrece el alma
               remedio al mal que os asombra,
               y si no le halláis bastante
               y queréis poner por obra
               el que os tengo prevenido,
               con determinación corta
               le ejecutad, porque os va
               en la brevedad la honra.



Pág. 078 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               Días ha, amigo Pacheco,
               que se ha hecho el alma sorda
               a mil pronósticos tristes
               que quieren cumplirse ahora.
               El terror, que es adivino,
               revolvió las tristes hojas
               de mis desdichas, y en ellas
               leyó mi ventura corta.
               Ya yo temí la mudanza,
               de Carlos, que era forzosa,
               porque una mujer gozada
               es trato que anda de sobra.
               Pero, pues salieron falsas
               las promesas que en lisonjas
               lleva el viento, y en mi ofensa
               goza a Claudia y me deshonra,
               cuando venga Marco Antonio
               y me dé muerte, ¿qué importa,
               si a falta suya han de ser
               verdugos mis manos propias?
               Carlos me ha menospreciado,
               y cuando no corresponda
               don Luis a su favor
               ni don Diego de Mendoza
               a su palabra y mi ayuda,
               siendo los celos ponzoña,
               y yo basilisco de ellos,
               matarélos si me tocan.
               Déjame que en esas calles
               dando voces interrompan
               mis agravios el silencio,
               para que los hombres oigan
               de un cruel hombre la inconstancia;
               deja que cual toro rompa
               la imagen del padre ingrato
               en el hijo vil.



Pág. 079 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


ELENA:

               ¡Señora...!

MARGARITA:

               Yo iré a Parma, falso Carlos;
               Progne he de ser en tus bodas;
               tu hijo he de hacer pedazos
               para que sus carnes comas.

ELENA:

               Sosiegate.

MARGARITA:

               ¿Cómo puedo?

ELENA:

               Escuchándóme.

MARGARITA:

               Estoy loca.
               ¿Qué quieres decirme?

ELENA:

               Carlos
               no está casado hastá ahora.
               ¿Qué sabemos si pretende
               mientras que su padre toma
               la posesión de su estado
               que ha tanto que por él llora,
               engañar así al marqués
               para que en quietud dichosa,
               a pesar de sus contrarios,
               te llame Parma señora,
               después?


Pág. 080 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               Con esas promesas
               su voluntad cautelosa
               entretuvo mi esperanza,
               Pacheco, no ha muchas horas.
               ¿Qué me aconsejas?

ELENA:

               Yo he dado
               una traza milagrosa
               que, para que se ejecute,
               tu aprobación falta sola.
               El ama que a mis señores
               sirve es una labradora
               de aquí cerca, cuyo padre
               una milla de aquí mora,
               y es quintero del marqués
               de Monferrato, el que toma
               a Carlos todo su estado.

MARGARITA:

               Ése mi esperanza agosta.


Pág. 081 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


ELENA:

               Ya tú sabes que aquí cerca
               labró con soberbia y costa
               una casa de placer
               donde deposita Flora
               su apacible primavera,
               y donde Amaltea hermosa
               vierte, a pesar del invierno,
               eternamente su copia.
               Si este rústico te lleva
               disfrazada con las ropas
               de su hija, imaginando
               que eres una labradora,
               a quien por querer yo bien
               y que nadie te conozca
               en su quinta, por mi cuenta
               que estés oculta me importa,
               podrás aguardar segura,
               si la Fortuna mejora
               tus desgracias, excusando
               los peligros que te asombran;
               y yo partiéndome a Parma
               haré con Carlos de forma
               que de Claudia la presencia
               no destierre tus memoriás.
               Y cuando casarse intente,
               como la fama pregona,
               buscaremos trazas nuevas
               que estorbo a su intento ponga.
               ¿Qué dices?



Pág. 082 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               Que no sé quién
               en mi favor te provoca
               cuando todos me persiguen.

ELENA:

               Mi inclinación que es piadosa.
               Al labrador tengo hablado
               y a mi gusto se acomoda,
               de su hija prevenidas
               las galas pobrles y toscas.
               El camino es breve, el tiempo
               acomodado, pues, corta
               a la noche con tijeras
               de plata el alba las ropas.
               A la puerta está el peligro
               la diligencia negocia
               y es madre de la ventura.
               ¿Qué escoges?

MARGARITA:

               Fuerza es que escoja
               tus consejos saludables.


Pág. 083 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


ELENA:

               ¡Alto, pues! Vamos, señora,
               por el niño cuya vista
               alivio dé a tus congojas,
               que el labrador nos espera,
               y con tan bella pastora
               brotará flores la quinta.

MARGARITA:

               Si vengo a ser más dichosa,
               yo pagaré largamente
               esta industria.

ELENA:

               (¡Amor, vitoria! (-Aparte-)
               Ya está el enemigo fuera,
               ya no se abrasará Troya
               ni don Luis gozará
               la ocásión que le provoca.)

MARGARITA:

               ¡Ay, Carlos, al fin mudable!

ELENA:

               ¡Ay, industrias amorosas!

Vanse.


Pág. 084 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


Salen MARCO Antonio,
JULIO y CARLOS
JULIO:

               El príncipe y el marqués
               con Claudia estarán, señor,
               en la quinta de Belflor;
               razón será que le des
               con tu presencia un buen día.
               De Peynado el jardinero
               saben, que en traje grosero
               disfrazas la gallardía
               que ha envidiado Italia en ti,
               y por esto a Belflor vienen,
               donde prevenidas tienen
               tus bodas; no está de aquí
               sino una milla. ¿Qué aguardas,
               viendo que te está esperando
               Claudia, por siglos juzgando
               las horas que en verla tardas?

CARLOS:

               Marco Antonio: si merece
               que le deis fe mi valor,
               nuestra amistad y el amor
               que desde hoy en los dos crece,
               para cobrar el estado
               que me ha usurpado el Marqués,
               con cuyo favor después
               el que a vos os ha quttado
               restauremos, es forzosa
               hoy a Belflor mi partida,
               y porque no me lo impida
               Margarita, que, celosa
               de Claud¡a, ha de pretender
               partir en mi compañía
               o no dejarme ir, querría,
               antes de verla, poner
               mi intento en ejecución.
               .....................
               .....................
               .................... [ -ón]
               ¿Qué os parece?


Pág. 085 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


MARCO:

               Aunque mudanza
               temo, sé vuestro valor,
               y que si es cuerdo el temor,
               es noble la confianza.
               Partid, príncipe, en buen hora;
               cobrad a Parma, que es justo,
               como reservéis el gusto
               para quien en él adora.
               Pero, porque no le ofenda
               cuando miréis la beldad
               de Claudia, al Amor llevad
               cual le pintan, con la venda
               a los ojos.

CARLOS:

               A entender
               con aqueso me habéis dado
               que el amor cuando es honrado
               sólo a su dama ha de ver,
               quedando ciego en su ausencia;
               pero, Marco Antonio amigo,
               al tiempo doy por testigo,
               por fiadora a la experiencia,
               y por jueces a los dos,
               de mi invencible constancia.
               Mi partida es de importáncia;
               presto os veré. Adiós.

Vase don CARLOS


Pág. 086 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


MARCO:

               Adiós.
               Don Luis y don Diego viven
               aquí; prevenirlos quiero
               que a mi hermana hablen primero,
               porque si no la aperciben
               de la amistad que hemos hecho
               el príncipe y yo, el temor
               de mi pasado rigor
               que la matará sospecho.
               Quiero llamar, pero aquí
               pienso que salen los dos.

Salen don LUIS y CALVETE

LUIS:

               ¿El príncipe?

CALVETE:

               Juro a Dios
               que la llevó y que lo vi
               por éstos que han de comer
               garrapatas. ¿Quieres más?

LUIS:

               ¿Pues has visto tú jamás
               al príncipe?

CALVETE:

               Desde ayer
               le he visto y comunicado;
               todo el suceso me dijo
               de su amor. Suyo es el hijo
               que nos dieron. Disfrazado
               por Margarita ha ya un año
               que goza de su beldad.


Pág. 087 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               Basta, todo eso es verdad.

CALVETE:

               A mí no hay hacerme engaño.
               Celoso de que su amante
               fueres estando ella aquí,
               no ha media hora que la vi
               llevarla. Llegué arrogante,
               tentéla determinada,
               que es colérica y no espera,
               saqué el pie derecho fuera,
               conocíle y no hubo nada.
               Al fin con gravedad nueva
               me dijo, "Hola, a quien llegare
               si por ella os preguntare
               decid, `el príncipe la lleva.'"
               Partióse, y fuíme a dormir.
               ¿Quieres más?

LUIS:

               No.

CALVETE:

               Voyme a echar.

Vase

LUIS:

               Debióse de adelantar
               Carlos, y por prevenir
               el riesgo de una ocasión,
               se la llevó. Ya sosiego;
               a buscar voy a don Diego.
               Extraños enredos son
               los que aquesta noche ha habido.


Pág. 088 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


MARCO:

               ¿Qué hay, don Luis valeroso?

LUIS:

               ¡Oh, Marco Antonio famoso!
               No por poco prevenido
               el príncipe perderá
               lo que es suyo de derecho.
               Poca confianza ha hecho
               de quien sirviéndole está.

MARCO:

               ¡Cómo!

LUIS:

               ¿No lo sabéis?

MARCO:

               No.

LUIS:

               A Margarita ha sacado
               de casa desconfiado
               de que, por amarla yo,
               había de estar segura
               su belleza en mi poder.

MARCO:

               Eso, ¿cómo puede ser?

LUIS:

               Así quien lo vió lo jura.

MARCO:

               Pues vase ahora de aquí
               a Belflor determinado
               de cobrar su antiguo estado
               a costa de dar el sí
               a Claudia, y porque por ella
               mi hermana no le impidiese
               su camino o le siguiese
               a Belfior, se va sin ella,
               ¿y decís que la sacó
               de casa?


Pág. 089 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               Lo cierto es esto.

MARCO:

               En confusión me habéis puesto
               notable.

LUIS:

               Si se apartó
               anoche de vos, es cierto
               que vino por ella.

MARCO:

               Sí,
               luego que me despedí
               de vos se fue. ¿Si la ha muerto
               por quedar libre y poder
               casarse con Claudia?

LUIS:

               No,
               que es noble y cristiano.

MARCO:

               Y yo
               desdichado. Sin querer
               ver a su esposa, partir
               a Belflor con tanta prisa,
               ¡qué tarde el alma me avisa!
               No quiso, por encubrir
               su muerte, verla conmigo.
               ¡Ah promesas lisonjeras!
               ¡Nunca fue amigo de veras
               quien de veras fue enemigo!
               Testigo ha de ser Belflor,
               si al homicida hallo en él,
               del castigo más crüel
               que dio un agravio a un traidor.


Pág. 090 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


LUIS:

               Si aqueso es cierto, el primero
               seré en vengar su inocente
               sangre.

MARCO:

               ¡Ah, príncipe inclemente!

LUIS:

               Ir con vos a Belfior quiero.

MARCO:

               ¡Ah, Margarita engañada!

LUIS:

               La quinta pienso abrasar.

MARCO:

               ¡Qué poco que hay que fïar
               de amistad reconciliada!

Vanse.
Salen el MARQUÉS y el PRÍCIPE de
Parma, viejos, CLAUDIA y otros

MARQUÉS:

               Menos la luz se estimara
               si no hubiera escuridad,
               y a faltar la enfermedad
               la salud no se preciara.
               El mar furioso declara
               lo que la bonanza encierra,
               realza al llano la sierra
               como la fea a la hermosa,
               y así nunca es tan preciosa
               la paz como tras la guerra.
               Ejemplo de esta verdad
               será, príncipe excelente,
               la que establece al presente
               nuestra antigua enemistad.
               Para más conformidad
               tocó cajas al rigor
               de nuestro antiguo furor,
               mas ya con paz nos abraza
               y de dos opuestos traza
               nuestro parentesco amor.


Pág. 091 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


PRÍCIPE:

               Cuando la guerra prolija
               después de tantos enojos
               no me diera más despojos
               que por hija a vuestra hija,
               es justo, marqués, que elija
               desde hoy mi dicha, la gloria
               y premio de la vitoria;
               porque cuando yo os venciera,
               ¿con qué otra cosa pudiera
               eternizar mi memoria?
               ¡Dichoso Carlos, que aguarda
               ser dueño de tal belleza!

MARQUÉS:

               Más merece su nobleza.
               Claudia juzgará que tarda;
               que aunque el temor la acobarda,
               con el femenil recato
               como desposarla trato
               hoy deseará ver
               a quien su esposo ha de ser
               y heredar a Monferrato.

PRÍCIPE:

               Nuestros pasados enojos
               nunca les dieron lugar
               para verse ni gozar
               Carlos la luz de estos ojos.
               Entre groseros despojos
               Bolonia le ha disfrazado;
               pero, pues ya está avisado
               del bien que el cielo le da,
               presto, señora, vendrá
               humilde y enamorado.
               ¿Habéisle cobrado amor?


Pág. 092 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


CLAUDIA:

               Nunca mi gusto aborrece
               lo que estima y le parece
               bien al marqués, mi señor.

PRÍCIPE:

               Vos respondistes mejor
               que yo supe preguntar.

MARQUÉS:

               Vamos, démosla lugar
               que con el deseo trate
               de Carlos, y la retrate,
               que amor bien sabe pintar.

Vanse el PRÍNCIPE
y el MARQUÉS

CLAUDIA:

               Si son propiedades ciertas
               de Amor que aún está en calma,
               que para entrar en el alma
               los ojos le abran las puertas,
               ¿cómo en mí, no estando abiertas,
               me presenta sus despojos
               mi padre por darme enojos?
               Pues de los cinco sentidos
               la fe escoge los oídos,
               pero Amor sólo los ojos.
               Déjeme verle y hablalle,
               sepa mi amor lo que merca,
               que quien ha de estar tan cerca
               no es bien de lejos amalle.
               Sin ver su presencia y talle,
               ¿cómo le podré querer?
               En un paje suelen ver
               el talle, el rostro y lenguaje,
               pues ¿importa más un paje
               que quien mi esposo ha de ser?


Pág. 093 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


Salen doña ELENA, da galán,
y CALVETE
ELENA:

               ¿Margarita está contenta
               y segura de mi amor?

CALVETE:

               Contado le he a mi señor
               todo el caso; pero intenta
               estorbar que a Claudia veas;
               con Marco Antonio vendrá
               aquí, que dudoso está
               de que en Margarita empleas
               todo el gusto, sin que tenga
               Claudia en él alguna parte
               con que te obligue a casarte.

ELENA:

               Cuando Marco Antonio venga
               conocerá la firmeza
               de mi noble inclinación.

CLAUDIA:

               ¿Qué gente es ésta? ¿Si son
               pajes de Carlos? Ya empieza
               a prevenirse el deseo.
               ¿Si habrá el príncipe venido?

CALVETE:

               Grande atrevimiento ha sido
               traerla aquí.

ELENA:

               Ya lo veo,
               aunque estando su belleza
               encubierta como está,
               de aquese modo será
               testigo de mi firmeza.


Pág. 094 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


CLAUDIA:

               Lo que hablan quiero escuchar.

CALVETE:

               Di, pues, quién eres, señor,
               porque se alegre Belflor.

CLAUDIA:

               Si Belflor se ha de alegrar
               con su venida, ¿quién duda
               que es este el príncipe? ¡Ay, cielos!

ELENA:

               Calvete, algunos recelos
               puesto me tienen en duda.

CALVETE:

               Si eres, Carlos, heredero
               de Parma, ¿qué hay que temer?

ELENA:

               No he de darme a conocer
               sin ver a Claudia primero.

CLAUDIA:

               ¿Verme quiere? Mi opinión
               sigue, que Amor se conquista
               solamente por la vista.
               No previne la ocasión.
               ¿Si está el cabello compuesto?
               ¿Si tengo igual el vestido?
               ¡Qué sin pensar me has cogido,
               Amor, en el lazo puesto!

CALVETE:

               El cielo las partes haga
               de tu esposa.

ELENA:

               Sí, hará.

CLAUDIA:

               ¿Su esposa me llama ya?
               Recíprocamente paga
               mi amor, que es un angel de oro
               el principillo.


Pág. 095 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


ELENA:

               No entiendas
               que interés, belleza o prendas
               me han de vencer, que la adoro
               y es mi esposa.

CLAUDIA:

               Que me adora
               dice. Perdone el temor
               que le he de hablar... ¡Ah, señor,
               con tal silencio!

ELENA:

               ¡Oh, señora!
               ¿Conocéisme vos a mí?

CLAUDIA:

               El alma que profetiza
               su dicha en vos solemniza
               a Carlos.

ELENA:

               ¿Sois Claudia?

CLAUDIA:

               Sí.

CALVETE:

               Por Dios que nos ha escuchado.

ELENA:

               Dadme aquesa mano bella,
               honraré mi boca en ella.

CLAUDIA:

               Aunque sois tan deseado
               no sé si en parte me pesa
               de que a verme hayáis venido.

ELENA:

               Pues ¿por qué he desmerecido
               tanto bien?

CLAUDIA:

               No es la causa ésa.

ELENA:

               ¿Pues cuál?


Pág. 096 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


CLAUDIA:

               Habéisme pintado
               allá en la imaginación
               un ángel en perfección
               y hermosura, y engañado
               agora, vendré a perder
               lo que en ausencia ganara
               si por tan bella quedara,
               porque jamás suele ser
               igual el original
               a lo que el deseo retrata.

ELENA:

               Nunca con igualdad trata
               lo humano a lo celestial,
               y siendo Claudia infinita,
               tan rara beldad excede
               a lo que mi ingenio puede
               pintar.

CALVETE:

               (¡Pobre Margarita!) (-Aparte-)

CLAUDIA:

               De vos la misma razón
               alegar Carlos podría,
               pues como visto no había
               vuestro talle y discreción,
               pintábaos el pensamiento
               un matahombres, enseñado
               más al acero templado
               que al dulce entretenimiento
               con que el amoroso dios
               hace en las almas su empleo;
               pero su retrato veo
               en lo niño y bello en vos.
               Vamos, que quiero ganar
               las albricias del marqués,
               aunque siendo el interés
               mío, yo las puedo dar.


Pág. 097 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


ELENA:

               Impórtame por ahora
               que no sepan mi venida.

CLAUDIA:

               ¿Cómo? ¿Mi dicha no impida
               norabuena?

ELENA:

               No, señora;
               sólo es por cierto respeto
               que después os contaré.

CLAUDIA:

               Vamos, pues, que yo os tendré
               con el debido secreto
               que pedís. Pero qué, ¿tanto
               encubierto habéis de estar?

ELENA:

               Lo que tardase en llegar
               un amigo. (¡Cielo santo, (-Aparte-)
               ya yo entré donde no puedo
               salir si no me sacáis!
               En buen peligro, alma, andáis
               por don Luis de Toledo.)

CLAUDIA:

               (¿Hizo el cielo más hermoso (-Aparte-)
               príncipe? Perdida voy.)

ELENA:

               Vamos, que habéis de ser hoy...

CLAUDIA:

               ¿Qué?

ELENA:

               Mi esposa.

CLAUDIA:

               Y vos mi esposo.

Vanse CLAUDIA y doña ELENA


Pág. 098 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


CALVETE:

               Zampáronse allá los dos.
               Yo no acabo de entender
               qué fin tiene de tener
               tanto embeleco.
Salen PEYNADO y MARGARITA de labradora

PEYNADO:

               Par Dios,
               que por más que os encubráis
               sois Margarita Gonzaga.

MARGARITA:

               ¡Arre allá; apartaos de zaga!

PEYNADO:

               Yo no sé si en pena andáis
               desque os mató vuestro hermano,
               mas vuestra empergeñadura
               es su misma catadura.
               Encubriros será en vano.
               Un responso y media misa
               si andáis, Margarita, en pena,
               os haré decir.

MARGARITA:

               ¿No es buena
               la tema en que da? Fenisa
               me llamo. (Si me conocen

CALVETE:

               Zampáronse allá los dos.
               Yo no acabo de entender
               qué fin tiene de tener
               tanto embeleco.
Salen PEYNADO y MARGARITA de labradora

PEYNADO:

               Par Dios,
               que por más que os encubráis
               sois Margarita Gonzaga.

MARGARITA:

               ¡Arre allá; apartaos de zaga!

PEYNADO:

               Yo no sé si en pena andáis
               desque os mató vuestro hermano,
               mas vuestra empergeñadura
               es su misma catadura.
               Encubriros será en vano.
               Un responso y media misa
               si andáis, Margarita, en pena,
               os haré decir.

MARGARITA:

               ¿No es buena
               la tema en que da? Fenisa
               me llamo. (Si me conocen (-Aparte-)
               en Belflor, perdida soy.

CALVETE:

               Señora, dichoso soy.
               en haberte hallado; gocen
               mis labios tus pies.
               en Belflor, perdida soy.

CALVETE:

               Señora, dichoso soy.
               en haberte hallado; gocen
               mis labios tus pies.


Pág. 099 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               ¡Verá
               si escampan los desvaríos!

CALVETE:

               Calvete soy.

MARGARITA:

               ¡Hola, tíos;
               ténganse les digo allá!

CALVETE:

               ¡Oh! ¿Zangamangas conmigo?

PEYNADO:

               Vos no debéis de saber
               que anda en pena esa mujer
               y está muerta. Quitaos digo.
 

CALVETE:

               ¿Muerta?

PEYNADO:

               Sí, par Dios, yo oí
               abrir su huesa en la huerta
               do la enterraron.

MARGARITA:

               (Por muerta (-Aparte-)
               me tienen.)

CALVETE:

               Quita de ahí,
               páparo.

MARGARITA:

               ¿Mas qué he de echarlos?
               ¡Si no se van con mal huego!

PEYNADO:

               ¿Veislo?

CALVETE:

               Yo la haré que luego
               vuelva la hoja.
Al oído
               Aquí está Carlos,
               y si no vas a estorbar
               que no hable a Claudia, par Dios,
               que se picotean los dos.


Pág. 100 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               ¿Cómo? Espera.

PEYNADO:

               Es escolar
               y conjúrala al oído,
               ¿qué mucho se esté quedita?

CALVETE:

               Vuestro hermano, Margarita,
               todo el suceso ha sabido
               y presto vendrá a Belflor
               con don Luis y don Diego.
               Carlos está de amor ciego
               por Claudia.

MARGARITA:

               ¿Ciego de amor,
               y por Claudia?

CALVETE:

               Aquesto es llano
               si a la vista he de creer;
               ahora acabo de ver
               que se entraron mano a mano
               donde, aunque esté Marco Antonio
               confïado en él, par Dios,
               que deben estar los dos
               consumando el matrimonio.

MARGARITA:

               ¡Alto! Echó Fortuna el resto
               de mi pena y su rigor;
               hoy abrasaré a Belflor.
Sale JULIO

JULIO:

               Avisen a Claudia presto.

PEYNADO:

               ¿Qué hay de nuevo?


Pág. 101 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


JULIO:

               Que ha venido
               Carlos.

CALVETE:

               ¿Veslo?

PEYNADO:

               Ya me alegro.

JULIO:

               Con su padre y con su suegro
               está.

CALVETE:

               Habrále persuadido
               Claudia, después de gozada,
               que se les dé a conocer.

JULIO:

               El desposorio ha de ser
               hoy y luego la jornada,
               que han de ir a dormir a Parma.
               A Claudia voy a llamar.
               Adiós.
Vase JULIO

MARGARITA:

               ¿Hoy se han de casar?
               Celos, toquemos al arma.
               Traedme el alma de Carlos,
               para que la atormentemos.

PEYNADO:

               Pues ¿soy yo corchete de almas?

MARGARITA:

               Tú eres el diablo cojuelo.

PEYNADO:

               ¿Cojo me quieres dejar?
               ¿Quién diablos me metió en esto?


Pág. 102 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               Métele en el calabozo
               que llaman del menosprecio,
               donde con fuego y azufre,
               que es azul, le quemen celos.
               ¿No le traes?

PEYNADO:

               Ya voy por él,
               Por el guisopo y caldero
               voy al cura y monacillos:
               ¡Abernuncio, Jesús, credo!
Vase PEYNADO

MARGARITA:

               Pasa tú aquí, Asmodeíllo,
               que en tu compañia quiero,
               como hay visita de cárcel,
               que haya visita de infierno.
               Tú días ha que condenado
               estás.

CALVETE:

               ¡Zape! Eso reniego.
               ¿Condenado? Ni aun de burlas.
               ¿Por qué?

MARGARITA:

               Por alcabalero.

CALVETE:

               Por alcahuete dirás.

MARGARITA:

               Sí, que también el infierno
               como el mundo, sin ser santos,
               tiene su orden de terceros.
               ¡Oh, qué de oficios que están
               abrasándose!


Pág. 103 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


CALVETE:

               Acá dentro
               no consienten vagamundos.

MARGARITA:

               ¿Quién son éstos?

CALVETE:

               Pasteleros.

MARGARITA:

               O [son] hojaldreros ladrones,
               poca carne, mucho hueso,
               moscas con caldo en verano,
               macho picado en invierno.
               Con sus pelos enhornarlos.

CALVETE:

               Los de Italia serán ésos,
               porque los de España son
               buenos cristianos.

MARGARITA:

               Muy buenos.

CALVETE:

               Todos los que ves son sastres.

MARGARITA:

               ¿Sastres son todos aquéstos?

CALVETE:

               Sí, que comen con las puntas
               de las agujas el huevo.

MARGARITA:

               ¡Par diez!

CALVETE:

               Ellos son
               muy bellacos marineros,
               pues viendo siempre la aguja
               nunca atinaron al puerto.
               ¿No notas la multitud
               de poetas como perros,
               mordiéndose unos a otros,
               no las carnes, mas los versos?

MARGARITA:

               Tal es la hambre que pasan.

CALVETE:

               Por eso se andan royendo
               las uñas todos.


Pág. 104 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               No es poco
               admitirlos el infierno;
               mas ¿cómo están con los sastres?

CALVETE:

               ¿Agora no sabes eso?
               Porque cortan de vestir
               y mienten siempre con ellos.
               Esta es la volatería,
               todo es plumas.

MARGARITA:

               Ya te entiendo,
               que en el infierno también
               hay signos como en el cielo.
               ¿No es Carlos éste que está
               con Vireno padeciendo
               por ingrato? Olimpa soy;
               ¡ah, villano; aquí te tengo!
Coge a CALVETE
               Con los pies te he de pisár
               ese corazón blasfemo.
               Quien tal hace que tal pague.

CALVETE:

               ¡Que me matas!

MARGARITA:

               ¡Tú me has muerto!
Vanse.


Pág. 105 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


Salen CARLOS, el MARQUÉS
y el PRÍNCIPE
MARQUÉS:

               Otra vez me dad los brazos.

CARLOS:

               Y el alma, señor, con ellos.

PRÍCIPE:

               Dichoso fin a sus canas
               mis prolijos años dieron.

MARQUÉS:

               Vayan a llamar a Claudia,
               que es a quien de este contento
               le toca la mayor parte;
               hoy os llamará su dueño
               y hoy entraremos en Parma.

CARLOS:

               ¿Cómo, gran señor, tan presto?

MARQUÉS:

               Sí, Carlos; que es importante.

CARLOS:

               (Si en ella una vez me veo (-Aparte-)
               no tendría Margarita
               queja de mí, ni sus celos
               ocasión de nuevos llantos.)
Sale CLAUDIA

CLAUDIA:

               ¿Carlos? (¡No puede ser eso!) (-Aparte-)

MARQUÉS:

               Ya, Claudia; vino tu esposo;
               en él tienes un espejo
               de nobleza y discreción,
               de gentileza y esfuerzo;
               dale la mano y los brazos.


Pág. 106 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


CARLOS:

               Con los míos os ofrezco
               un alma, cuyas potencias
               están suspensas de veros.

CLAUDIA:

               ¿Qué engaño es éste, señores?
               ¿Vos sois Carlos?

CARLOS:

               No merezco
               ser vuestro esposo, mas soy
               Carlos, de Parma heredero.

CLAUDIA:

               Eso ¿cómo puede ser,
               si es Carlos un ángel bello
               de mi guarda, a cuyos ojos
               se rinden mis pensamientos?

MARQUÉS:

               Estás sin seso. ¿Qué dices?

CLAUDIA:

               Yo bien puedo estar sin seso;
               mas, dentro en mi cuarto
               está el Carlos a quien yo quiero.

PRÍCIPE:

               ¿Hay confusión semejante?

MARQUÉS:

               Id por él. ¿Qué es esto, cielos?

CLAUDIA:

               Yo le traeré y juzgaréis
               lo que gano con el trueco.
Vase.
Salen don DIEGO, don LUIS
y MARCO Antonio

LUIS:

               Aquí están todos; veamos
               el fin de aqueste suceso,
               pues si Carlos os ofende,
               que hasta ahora no lo creo,
               y a Margarita dio muerte,
               todos tres satisfaremos
               vuestro agravio.


Pág. 107 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


DIEGO:

               Vida y honra
               por vos perderá don Diego.

MARCO:

               Sois españoles, que basta.
Sacan dos LABRADORES a MARGARITA
de los brazos, de pastora

LABRADOR 1:

               Gracias a Dios que en sí ha vuelto.

MARQUÉS:

               ¿Qué es esto?

LABRADOR 2:

               Mande su esencia
               poner en un aposento
               esta mujer encerrada,
               que habiendo perdido el seso
               da en decir que es Locifer
               y Belflor es el infierno,
               los que en ella estamos diablos,
               y si no la detenemos
               ya volara aquesta quinta
               hecha polvos por el viento.

CARLOS:

               ¡Margarita de mis ojos!


Pág. 108 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               ¿De tus ojos soy y en ellos
               tienes a Claudia, traidor?
De rodillas

CARLOS:

               No lo permitan los cielos,
               sangre ilustre de Gonzaga.
               Si en los generosos pechos
               pueden más que los agravios
               la piedad que vive en ellos,
               tenedla de Margarita
               y de mí, que en yugo tierno
               ha un año que soy su esposo
               y en su casa jardinero,
               o dadme perdón o muerte.

PRÍCIPE:

               ¿Qué es lo que oigo? ¡Ay, triste viejo!
               ¿Quién es esta Margarita?

CARLOS:

               Del mayor contrario vuestro,
               aunque ya es hijo, es hermana.

PRÍCIPE:

               Si es Marco Antonio, primero
               derramaré tu vii sangre.
De rodillas

MARGARITA:

               La garganta humilde ofrezco,
               como a mi padre y señor.

MARCO:

               Y yo también este cuello
               si vuestra gracia no alcanzo.

CARLOS:

               Mi Marco Antonio, aquí os tengo,
               ya no temeré la muerte.


Pág. 109 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


MARGARITA:

               Cielos piadosos, ¿qué es esto?
               ¿Tendrán fin tantos pesares?

CARLOS:

               Dadnos perdón.

MARQUÉS:

               Es muy presto.

CARLOS:

               Quien da luego da dos veces.
               Ya el enojo es parentesco;
               dos veces nos perdonáis
               siendo infinitas ejemplo
               de príncipes.

MARQUÉS:

               ¿Qué he de hacer,
               si ya no hay otro remedio?

MARCO:

               Perdón, señor, os pedimos.

MARGARITA:

               Padre sois.

PRÍCIPE:

               Yo os lo concedo
               como le alcance mi hijo
               del marqués.

MARQUÉS:

               Pues ya está hecho,
               si el dar luego es dar dos veces,
               yo os le doy.

CARLOS:

               Eres espejo
               de Italia y del mundo todo.
Salen CLAUDIA y doña ELENA
de hombre

CLAUDIA:

               El príncipe a quien por dueño
               confiesa el alma es aquéste.

MARQUÉS:

               ¿Cómo? ¡Dadle muerte presto!
               ¡Ah, villano cauteloso!


Pág. 110 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


Sale CALVETE
CALVETE:

               (A pagar de mi dinero (-Aparte-)
               que es príncipe y más.)

MARQUÉS:

               Matadle.

CLAUDIA:

               Señor, por su vida ruego,
De rodillas
               si no aborrecéis la mía.

ELENA:

               Un paje soy, que este enredo
               en favor de Margarita
               quise hacer.

MARQUÉS:

               Matadle presto.

DIEGO:

               Eso no, gran señor, que es
               una dama de Toledo
               tan ilustre como hermosa.

CALVETE:

               ¡Válgate el diablo el Pacheco!

LUIS:

               ¿Es doña Elena de Luna?

DIEGO:

               Sí, que vuestro olvido y celos
               la han obligado a poner
               su vida y honor a riesgo.
               La mano la habéis de dar
               de esposo.

CLAUDIA:

               ¡Extraño suceso!

CARLOS:

               ¿Hay más cosas en un día?

CALVETE:

               (¡Oh, príncipe embelequero!) (-Aparte-)

DIEGO:

               Dadle esa mano.

LUIS:

               En España
               se la juro dar, don Diego.

DIEGO:

               Quien da luego da dos veces.

LUIS:

               ¡Alto, pues! Dóysela luego.

MARQUÉS:

               Claudia la dé a Marco Antonio,
               a quien hago mi heredero.


Pág. 111 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina


CLAUDIA:

               Obedecerte es mi gusto.

MARCO:

               Esos pies humildes beso.

LUIS:

               Gocéis; Carlos valeroso,
               con Parma el dichoso empleo
               de Margarita.

CARLOS:

               A los dos
               cuanto soy y valgo debo,
               y pues que ya tiene esposa
               don Luis, para don Diego,
               guardo una hermana, y con ella
               cuatro villas.

DIEGO:

               No merezco
               tanta merced.

CALVETE:

               Eche un guante
               para mí.

CARLOS:

               ¿Qué quieres?

CALVETE:

               Quiero
               el ama que dio a mamar,
               Carlos, a vuestro hijo bello,
               que yo haré venga a crïarle.

LUIS:

               ¿A la parida?

CALVETE:

               ¡Oh, qué bueno!
               Yo soy quien la emparidé.

MARGARITA:

               Yo el dote, Calvete, os debo.
               Venga a crïarme mi hijo
               vuestra mujer.

CALVETE:

               Tus. pies beso.

MARQUÉS:

               Venid, que en Bolonia quiero
               celebrarlos todos juntos
               los ilustres casamientos.

CARLOS:

               Si es verdad, noble senado,
               que conforme estos ejemplos
               quien da luego da dos veces,
               dad perdón a nuestros yerros.
 
FIN DE LA COMEDIA

Fin01.jpg