Quien da luego, da dos veces: 077

Escena III
Pág. 077 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto III Tirso de Molina
Sale doña ELENA, de hombre,
y MARGARITA
ELENA:

               La lástima que me han hecho
               vuestras desgracias, señora,
               junto con mi inclinación
               que por ser noble es piadosa,
               me ha obligado a buscar modo
               con que el peligro socorra,
               que corren a un mismo tiempo
               vuestra vida y vuestra honra.
               De España vine a ser paje
               de don Diego de Mendoza,
               y aunque paje, bien nacido,
               como hablan por mí las obras.
               De vuestros amores supe
               aquesta noche la historia,
               que aunque comienza en tragedia
               muchas el cielo revoca.
               También supe la ocasión
               que os sacó de noche y sola
               de vuestra quietud y casa
               librando la vida a costa
               del qué dirán, monstruo vil
               en cuya bárbara boca
               tantas honras hemos visto
               despedazadas y rotas.
               Alegre estaréis sin duda
               de que en una casa propia
               halléis socorro, hijo y madre,
               en la nobleza española.
               ¿Quién duda que aguardaréis
               que salga la blanca aurora
               huyendo del sol, que ensarta
               en hilos de oro su aljófar,
               para que el príncipe venga
               y a vuestros pesares ponga
               alegre fin, dando treguas
               a vuestro llanto y congojas?
               Don Luis, que en casa ha visto
               la ocasión, vencido borra
               promesas y obligaciones,
               y a los pies del gusto postra
               respetos y cortesías.
               Si no huís dentro de una hora
               a la luz de esa hermosura
               será ciega mariposa,
               que, aunque queme su nobleza
               las alas a la memoria,
               traerá otra vez el agravio
               que a Tarquino echó de Roma.
               Don Diego, como es su amigo,
               ni os defiende ni reporta
               con el freno del consejo
               su determínación loca.
               Antes por darle lugar
               se ha ausentado de Bolonia;
               ved vos, si se va el que os guarda,
               ¿qué hará el ladrón con las joyas?
               El príncipe, que pudiera
               defenderos como a esposa,
               yéndole yo a dar aviso,
               imposible es que os socorra,
               porque, según en corrillos
               lo dice la ciudad toda,
               dejando el tosco disfraz,
               tomó para Parma postas,
               donde estableciendo paces
               perpetuas, otra vez cobra
               su estado, dando de esposo
               la mano a la hija hermosa
               del marqués de Monferrato
               y previniendo a sus bodas
               mil fiestas que a vuestro amor
               harán las fúnebres honras;
               pues decir que vuestro hermano,
               aunque esta casa os esconda,
               ha de ignorar dónde estáis;
               sabiendo que os sirve y honra
               don Luis, es ignorancia;
               y si viene, ¿quién le estorba
               que rompiendo vuestro pecho
               con él su agravio no rompa?
               Celos, peligro y temor
               contra vos al arma tocan,
               que es propio de las desgracias
               convidarse unas a otras.
               Mirad si os ofrece el alma
               remedio al mal que os asombra,
               y si no le halláis bastante
               y queréis poner por obra
               el que os tengo prevenido,
               con determinación corta
               le ejecutad, porque os va
               en la brevedad la honra.