Quien da luego, da dos veces: 042

Escena II
Pág. 042 de 111
Quien da luego, da dos veces Acto II Tirso de Molina


Salen don DIEGO como de noche,
y doña ELENA
DIEGO:

               La calle es ésta, y aquélla
               su casa.

ELENA:

               Buena, en verdad.

DIEGO:

               Con haber en la ciudad
               tantas, ésta es la más bella.

ELENA:

               El estar en arrabal
               disminuye su valor.

DIEGO:

               No es por aqueso peor.

ELENA:

               No está en calle principal.

DIEGO:

               No, pero es más provechosa.

ELENA:

               Mas ¿cómo?

DIEGO:

               Demás de estar
               dentro y fuera del lugar,
               esta huerta deleitosa
               la hace más excelente,
               que es gran cómodo el poder
               en una ciudad tener
               casa y quinta juntamente.