Abrir menú principal

Por este culto bien nacido prado
de Luis de Góngora


  [A LOS POETAS QUE ASISTÍAN EN AYAMONTE]
 
Por este culto bien nacido prado,
que torres lo coronan eminentes,
que guarnece el cristal de Guadïana,
su monte deja Apolo de dos frentes
con una y otra Musa soberana:
sacro escuadrón de abejas, si no alado,
susurrante, y armado
de liras de marfil, de plectros de oro.
Este, pues, docto enjambre y dulce coro,
            maravillas libando, no ya aquellas
            efímeras de flores
            que a la madre gentil de los Amores
            deben, y a sus estrellas,
            tan breve ser, que en un día que adquieren
            alegres nacen y caducas mueren,
            sino otras maravillas
            que marchitar en vano
            pretende el tiempo desde las orillas
            que los términos besan del Tebano,
hasta el hombro robusto
            del español Atlante,
            del muro de diamante
            del Pirineo adusto:
            sacras plantas, perpetuamente vivas,
émulas no de palmas ni de olivas
            (que en duración se burlan y en grandeza
            de cuantas ostentó naturaleza),
            sino de las pirámides de Egipto,
            de la estatua de Rodas,
puesto que ya son todas
            polvos de lo que de ellas está escrito.
            Incultas se criaron y difusas
            en lo que España encierra,
            pero ya poca tierra
alimento las hace de las Musas;
            que en este prado solo
            las ha querido recoger Apolo,
            donde sus sombras solicitan sueño
            tal, que el dios se ha dormido
en el campo florido,
            y mudo pende su canoro leño,
            para quien luego apela
            el docto enjambre que sin alas vuela;
            y con arte no poca
las flores trasladando de su boca
            a la sacra vihuela,
            dulzuras acrecientan a dulzuras.
            El rubio dios recuerda,
            y pulsando una dulce y otra cuerda,
la métrica armonía
            que en Delfos algún día
            al tiempo le hurtó cosas futuras,
            de suavidad ahora el prado baña.
            Erudición de España:
goza lo que te ofrece
            este jardín de Febo,
            dulce Helicona nuevo
            que torres honran y cristal guarnece;
            goza sus bellas plantas,
que maravillas tantas
            admiraciones son y desenojos,
            néctar del gusto y gloria de los ojos.