Política de Dios, gobierno de Cristo: 209

Pág. 209 de 389
Política de Dios, gobierno de Cristo Francisco de Quevedo



Esto, Señor, importa mucho que imiten los reyes para dar y saber dar (materia de suma importancia que se discurrió en la parte primera de esta Política, cap. 14, y aquí se consumó su discurso), y premiar antes y más el valor de los servicios que el número de los días y de los años; porque en lo moral y político se ha de contar antes lo que se vive bien, que mucho. Esto a cargo está de la vejez y de la muerte; eso otro ha de ser cuidado de la justicia remunerativa. No pidió Dimas merced por lo que había servido, sino sirvió para merecerla. Esto advierte que cuando a los príncipes de la tierra quien les ha servido en un cargo, por aquella razón pide le hagan merced, se advierta que si pidió por merced el primero cargo que alega, no es otra cosa sino pedir le hagan merced porque se la hicieron, y hacerse acreedor de lo que debe, y deudor suyo al príncipe que es su acreedor.


Parte I

Capitulo-- I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X -- XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII -- XXIII - XXIV

Parte II

Capitulo-- I - II - III- IV - V - VI- VII - VIII - IX- X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII - XXIII 1 - XXIII 2