Política de Dios, gobierno de Cristo: 129

Pág. 129 de 389
Política de Dios, gobierno de Cristo Francisco de Quevedo



¿Contra quién nos prevenimos? San Juan, llamado Crisóstomo, lo dice de San Pablo, lib. 2: Neque enim illi adversus lupos pugna est; neque a furibus timet, neque solicitus, anxiusque est de peste a grege abigenda. Contra quos ergo illi bellum? Quibuscum lucta? Non est nobis lucta adversus carnem et sanguirem, sed adversus principatus, adversus potestates, adversus mundi dominos. ¡Grande batalla! Dios con el mundo, el espíritu con la carne, la verdad con la presunción, la Iglesia con los príncipes y señores del mundo: que San Juan la cuenta por de más peligro para vuestro ganado, que la peste y ladrones. Beatísimo Padre, digno es de la ponderación de vuestra beatitud aquel capítulo 21 de San Juan, cuando se apareció Cristo a sus apóstoles, y delante de ellos dijo a San Pedro: Diligis me plus his? Y le respondió: Etiam Domine: tu scis quia amo te. Y respondiole Cristo: Pasce agnos meos. Y consecutivamente, segunda vez, le preguntó si le amaba: respondió que sí, y le encargó que apacentase sus corderos. Y no contento con esta repetición, dicit ei tertio: Simon Joannis, amas me? Contristatus est Petrus, quia dixit ei tertio: Amas me? ¡Qué perseverante tenía Pedro la memoria en el dolor del arrepentimiento, pues viendo tercera pregunta, le pareció que el Señor se acuerda de las tres negaciones y que le quería hacer caminar con el amor lo que huyó con el miedo! Et dixit ei:


Política de Dios, gobierno de Cristo de Quevedo

Parte I

Capitulo-- I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X -- XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII -- XXIII - XXIV

Parte II

Capitulo-- I - II - III- IV - V - VI- VII - VIII - IX- X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII - XXIII 1 - XXIII 2