Política de Dios, gobierno de Cristo: 013

Pág. 013 de 389
Política de Dios, gobierno de Cristo Francisco de Quevedo



Vexilla Regis prodeunt.

San Cirilo, al hablar de cuando descendió a los infiernos, exclama: «¿Y no quieres que, bajando el rey, libre a su voz? Allí estaba David y Samuel y todos los profetas, y el mismo Juan Bautista». Y el propio santo padre Cirilo dice de Cristo: «Que es rey a quien ningún sucesor sacará del reino».

Que fue rey; que le adoraron como a tal; que le aclamaron rey; que dijo que lo era, y él habló de su reino; que le sobrescribieron con este título; que la Iglesia lo prosiguió; que la teología lo afirma; que los santos le han dado este nombre, constantemente lo afirman los lugares referidos. Dejo que los profetas le prometieron rey, y que los salmos repetidamente lo cantan, y así lo esperaron las gentes y los judíos; aunque las sinagogas del pueblo endurecido le apropiaron el reino que deseaba su codicia, no el conveniente a las demostraciones de su amor. Y a esta causa, arrimando su incredulidad a las dudas de sus designios interesados, echaron menos en Cristo, para el rey prometido, el reino temporal y la vanidad del mundo, y (como de ellos dijo San Jerónimo) la Jerusalén de oro y de perlas que esperaban, y los reinos perecederos. Y aunque los más hebreos, con rabí Salomón, sobre Zacarías, esperan el Mesías en esta forma, con familia, ejércitos y armas, y con ellas que los libre de los romanos; -no faltan en el Talmud rabíes que lo confiesan rey y pobre mendigo, pues dijeron: Quod Rex Mesias jam natus est in fine secundi templi; sed pauper, et mendicus, mundi partes percurrit, et reperietur Romae mendicans inter leprosos. Confiesan que será rey, y pobre, y que andará entre los leprosos. Y en el Sanhedrin, en el capítulo Heloc, dicen: «Toda Israel tiene el padre del futuro siglo». Así lo hemos referido de Cristo con sus palabras. Por esto, ni los profetas ni los rabíes incrédulos no echan menos las riquezas del reino temporal para llamarle rey.


Política de Dios, gobierno de Cristo de Quevedo

Parte I

Capitulo-- I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X -- XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII -- XXIII - XXIV

Parte II

Capitulo-- I - II - III- IV - V - VI- VII - VIII - IX- X - XI - XII - XIII - XIV - XV - XVI - XVII - XVIII - XIX - XX - XXI - XXII - XXIII 1 - XXIII 2