Abrir menú principal

La horca se queja de que la dan los que ella merece y no los que la merecen a ella

(Parnaso español)

de Francisco de Quevedo



Si a los que me merecen me entregara
la Justicia, no holgara la madera.
¡Oh qué notable colgadura hiciera!
En oro a la de Túnez despreciara.


En un credo, oficiales despachara
que en despachar se tarda una era;
menos el ruido que las nueces fuera,
y el pino fruto de nogal llevara.


Hubiera en mí más varas que no palos;
presos y prendedores y renglones;
de pobres me extendiera a ricos malos.


Ladrones, y quien hurta a los ladrones,
gozaran igualmente mis resbalos,
aunque el adagio los trocó en perdones.