Abrir menú principal

Mañoso artificio de vieja desdentada

(Parnaso español)

de Francisco de Quevedo



Quéjaste, Sara, de dolor de muelas,
porque juzguemos que las tienes, cuando
te duelen por ausentes, y, mamando,
bocados sorbes y los sorbos cuelas.


De las encías quiero que te duelas,
con que estás el jigote aporreando;
no lames sacamuelas: ve buscando,
si les puedes hallar, un sacaabuelas.


Tu risa es, más que alegre, delincuente;
tienes sin huesos pulpas las razones,
y el raigón del mascar, lugarteniente.


No es malo, en amorosas ocasiones,
el no poder jamás estar a diente,
aunque siempre te falten los varones.