Abrir menú principal

Parnaso español 166

Describe a Leandro fluctuante en el mar

(Parnaso español)
 de Francisco de Quevedo


Flota de cuantos rayos y centellas,
en puntas de oro, el ciego Amor derrama,
nada Leandro; y cuanto el Ponto brama
con olas, tanto gime por vencellas.


Maligna luz multiplicó en estrellas
y grande incendio sigue pobre llama:
en la cuna de Venus, quien bien ama,
no debió recelarse de perdellas.


Vela y remeros es, nave sedienta;
mas no le aprovechó, pues desatado,
Noto los campos líquidos violenta.


Ni volver puede, ni pasar a nado;
si llora, crece el mar y la tormenta:
que hasta poder llorar le fue vedado.