Abrir menú principal

Parnaso español 147

Amante ausente del sujeto amado después de larga navegación

(Parnaso español)

de Francisco de Quevedo



Fuego a quien tanto mar ha respetado
y que, en desprecio de las ondas frías,
pasó abrigado en las entrañas mías,
después de haber mis ojos navegado,


merece ser al cielo trasladado,
nuevo esfuerzo del sol y de los días;
y entre las siempre amantes jerarquías,
en el pueblo de luz, arder clavado.


Dividir y apartar puede el camino;
mas cualquier paso del perdido amante
es quilate al amor puro y divino.


Yo dejo la alma atrás; llevo adelante,
desierto y solo, el cuerpo peregrino,
ya mí no traigo cosa semejante.