Abrir menú principal

Parnaso español 131

Elogio fúnebre al Marqués de Siete Iglesias

(Parnaso español)

de Francisco de Quevedo



Tu vida fue envidiada de los ruines;
tu muerte de los buenos fue envidiada;
dejaste la desdicha acreditada
y empezaste tu dicha de tus fines.


Del metal ronco fabricó clarines
Fama, entre los pregones disfrazada,
y vida eterna y muerte desdichada
en un filo tuvieron los confines.


Nunca vio tu persona tan gallarda
con tu guarda la plaza como el día
que por tu muerte tu alabanza guarda.


Mejor guarda escogió tu valentía,
pues que hizo tu ángel con su guarda
en la gloria lugar a tu agonía.