Abrir menú principal

Los vanos y poderosos, por defuera resplandecientes, y dentro pálidos y tristes

(Parnaso español)

de Francisco de Quevedo



Si las mentiras de fortuna, Licas,
te desnudas, veraste reducido
a sola tu verdad, que, en alto olvido,
ni sigues, ni conoces, ni platicas.


Esas larvas espléndidas y ricas
que abultan tus gusanos, con vestido
en el veneno tirio recocido
presto vendrán a tu soberbia chicas.


¿Qué tienes, si te tienen tus cuidados?
¿Qué puedes, si no puedes conocerte?
¿Qué mandas, si obedecen tus pecados?


Furias del oro habrán de poseerte;
padecerás tesoros mal juntados;
desmentirá tu presunción la muerte.