Abrir menú principal

Naufraga nave, que advierte y no da escarmiento

(Parnaso español)

de Francisco de Quevedo



Tirano de Adria el Euro, acompañada
de invierno y noche la rugosa frente,
sañudo se arrojó y inobediente,
la cárcel rota y la prisión burlada.


Bien presumida y mal aconsejada,
pomposa nave sus enojos siente;
gime el mar ronco temerosamente,
líquida muerte bebe gente osada;


cuando en maligno escollo inadvertida,
de escarmientos la playa procelosa
infamó, en mil naufragios dividida.


Y nunca faltará vela animosa
-¡tal es la presunción de nuestra vida!-
que repita su ruina lastimosa.