Abrir menú principal

Pinta el engaño de los alquimistas

(Parnaso español)

de Francisco de Quevedo



¿Podrá el vidrio llorar partos de Oriente
¿Cabrá su habilidad en los crisoles?
¿Será la tierra adultera a los soles,
por concebir de un horno siempre ardiente?


¿Destilarás en baños a Occidente?
¿Podrán los mismo humo que arreboles?
¿Abreviarán por ti los españoles
el precioso naufragio de su gente?


Osas contrahacer su ingenio al día;
pretendes que le parle docta llama
los secretos de Dios a tu osadía.


Doctrina ciega, y ambiciosa fama
el oro miente en la ceniza fría,
y cuando le promete le derrama.