Abrir menú principal

Descubre el vicio de la hipocresía que afectan muchos en la disimulación de sus maldades

(Parnaso español)

de Francisco de Quevedo



Si el sol, por tu recato diligente,
no ve, ¡oh Licas!, horribles tus locuras,
es argumento de vivir a oscuras;
pero no de que vives inocente.


Abona la ignorancia de la gente
tu astucia, sí, no tus costumbres duras,
cuando no parecer malo procuras,
y serlo, si es posible, juntamente.


No dejas la maldad, y la retiras;
eres prisión de culpas y venenos;
son tus virtudes pálidas mentiras.


Cubrir los vicios no los hace ajenos;
pocos son malos, si a testigos miras;
si a la conciencia, poco son los buenos.