Página:Viaje a la Patagonia Austral - Francisco P. Moreno.pdf/55

Esta página ha sido validada
— 52 —
LA BAHIA DE SANTA CRUZ.—LLEGADA A LA ISLA PAVON

En 1519, el piloto Serrano, de la armada de Magallanes, fondeaba en la Bahía San Julián; descubrió, en un reconocimiento al sur, la Bahía Santa Cruz. Allí su buque naufragó, y dejó su casco entre las rocas.

Serrano, al perder su buque, en esa bahía, la descubrió para la historia; King y Fitz Roy la dieron a conocer a la ciencia geográfica. Donde el «Beagle» había fondeado en 1834, la goleta dió fondo a su ancla. Por segunda vez llego yo a este puerto, con las mismas intenciones; pero felizmente, ahora con los auxilios de que no había podido disponer en el primer viaje, y que eran necesarios para satisfacerlos.

Entrando en el lado norte orillando la costa medanosa, se presenta por la proa el monte Entrance siguiendo hacia el oeste una línea de colinas uniformes. A ambos lados de la extensa bahía se dilatan llanuras desiertas, que están lejos de indicar, por su pálido colorido, huellas de fertilidad. Como sucede generalmente con el aspecto topográfico de los puertos patagónicos, donde algún río desagua, sus dos costas no tienen el mismo nivel. A la inversa de Puerto Deseado, que en su entrada, tiene la costa elevada al norte y baja al sur, las costas de la Bahía Santa Cruz tienen en general la misma disposición que en el río Chubut y río Negro, cuyas márgenes izquierdas, al llegar al Atlántico, bañan una larga extensión de méda-