Página:Torres Politica domestica.djvu/260

Esta página no ha sido corregida

258 PoLi'rxcA DOMFISTICA

exquisita que la que los varones requieren; pues una mujer, por medio del matrimonio, puede cam- biar de esfera, entrar en otra clase social diferente de aquella en que ha nacido, y, por lo tanto, necesita ser capaz de ascender y descender; necesita que sn instruccion sea variada y su educacion completa; que sin lisonjearse ni rebajarse, llegue 21 conocer sus cualidades y discierna en qué puede y debe em- plearlas, y que, dispuesta zi permanecer sencilla y modesta, tenga también aptitud para presentarse en sociedad, sin dejar dc estar en su centro por torpe- za (3 ignorancia. El sentimiento de su dignidad no debe depender de las circunstancias: la mujer sensa ta no se conduce enteramente segfm la aprobacién (3 la censura de que se le hace objeto; hubo épocas en que las mujeres fueron ma1juzgadas;ysienton- ces hubiesen tomado por regla de su conducta la opinion pfiblica, hubieran perdido més terreno. En la actualidad, algunos moralistas las elogian con ex- -ceso tal vez; otros las critican con més o menos ra- zon. Jfizgucnse ai si mismas, y digan con franca sinceridad: «Todavia estamos lejos, muy lejos de serlo que podriamos llegar :1 ser; pero anhelamos reformarnos, aceptamos los medios de perfecciona1'- nos y queremos labrar e1 bien de los seres ai quienes amamon. Eduquémonos, modifiquémonos con perseverancia, y realicemos en nuestra prole la