Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo XXIV (1835-1839).djvu/218

Esta página ha sido validada
214
CÁMARA DE DIPUTADOS
  1. me sobre la de don Felipe Pardo. (V. sesión del S.)
  2. Citar a don V. Larrain E., suplente del señor Guzman.
  3. Que los Diputados concurran a las 6 hs. P. M. a fin de empezar las sesiones a las 6 hs. 30 mts. P.M.

ACTA


Sesion del 6 de junio de 1836

Se abrió con los señores Arlegui, Arriarán, Astorga, Barros, Carrasco, Dávila, Eyzaguirre, Fierro, Fuenzalida, García de la Huerta, Gárfias, García don Manuel, Garrido, González, Gutiérrez, Huidobro, Iñiguez, Irarrázaval, Luna, Martínez, Mendiburu, Montt, Pérez, Plata, Prieto, Riesco, Soffia, Sotomayor, Toro don José Santiago, Toro don Antonio, Tocornal don Joaquin, Tocornal don José María, Troncoso, Valdés don Miguel, Valdés don José Agustín, Valdivieso i Vidal.

Se leyó un Mensaje del Presidente de la República pidiendo autorización para tratar con la casa prestamista del empréstito levantado en Lóndres; i se mandó a la Comision de Hacienda.

Dióse cuenta del informe de la Comision de Elecciones en los poderes presentados por el señor Toro don Santiago, Diputado electo por Chillan, i fueron aprobados por unanimidad, i, en su consecuencia, se incorporó a la Sala, prévio el juramento de estilo, el que prestó así mismo el señor Pérez don Joaquin como suplente por Santiago.

El secretario notició a la Cámara del fallecimiento de uno de los oficiales de la Secretaría, i propuso la supresión de esta plaza, haciendo un aumento de sueldo al que queda para que pueda tener un auxiliar; i se acordó se pidiese informe a la Comision de Policía Interior.

Hizo presente también haberse acabado los fondos para los gastos precisos de Secretaría i resolvieron se pidiesen doscientos pesos al Ejecutivo.

Se hizo una relación de los asuntos i espedientes que quedaron en tabla i en las Comisiones en el período anterior.

En seguida, se procedió a la elección de Presidente i Vice, i fueron reelectos, para el primer destino el señor Izquierdo, por veintidós votos, i el segundo, el señor Martínez por veinte; habiendo obtenido los demás candidatos los sufrajios siguientes: para Presidente, tres el señor Fuenzalida, dos el señor Astorga, uno el señor Eyzaguirre, nueve el señor Vidal, uno el señor Huidobro, i para Vice: siete el señor Íñiguez, uno el señor Valdivieso, uno el señor Huidobro, dos el señor Morán, tres el señor Vidal, uno el señor Carrasco, dos el señor Gutiérrez i uno el señor Pérez.

Despues se dió cuenta de la solicitud de don Felipe Pardo, ciudadano de la República peruana, para que se le dispense del exámen que le exije la Corte de Apelaciones para incorporarse a los abogados de esta capital; i se pasó a la Comision de Peticiones.

Últimamente, se mandó que se citase al suplente del señor Guzman, i se fijó la hora de las seis de la noche para que concurriesen los señores Diputados, a fin de que se diese principio a las sesiones a las seis i media; con lo que se levantó la sesión. —MANUEL MARTÍNEZ. Montt, diputado-secretario.


ANEXOS

Núm. 240

Conciudadanos del Senado i de la Cámara de Diputados:

No hai para qué encareceros la necesidad de prestar una atencion inmediata a las obligaciones que pesan sobre esta República, por consecuencia del empréstito contratado en Lóndres el año de 1821, i por haberse suspendido el pago de los dividendos. Hace tiempo que un negocio de tanta importancia, que influye tan directamente en el crédito i buen nombre de la República, i que en el arreglo de nuestras embarazadas rentas fiscales ha sido una causa constante de intensa solicitud i aun de desaliento, da motivo a las mas profundas meditaciones del Gobierno, que en el conflicto de esta demanda con otras urjentísimas en que se interesa la existencia misma del Estado, ha tenido inevitablemente que posponerla.

Habiéndose mejorado la organización de la República en algunos de sus ramos mas importantes, es llegado el caso de prestar a la deuda estranjera una consideración preferente. Creo indispensable nombrar un comisionado que, dirijiéndose a Inglaterra, negocie con los accionistas de dicho empréstito una transacción que, alijerando nuestras obligaciones, haga posible su cumplimiento; i me atrevo a esperar que dejareis a la prudencia del Gobierno el fijar las bases sobre que ella debe efectuarse. Estas bases serán enteramente arregladas al estado de nuestras rentas i las convenientes para no volvernos a ver en la dolorosa necesidad de comprometer el honor nacional.

El deseo de hacer la posible justicia a los accionistas del empréstito, i el deber de atender a los gastos mas precisos para mantener en acción la máquina del Estado, serán las reglas que guíen al Gobierno para dar al comisionado las correspondientes instrucciones.

Espera, bajo estos antecedentes, que le investiréis con todas las facultades que al efecto le