Página:Sesiones de los Cuerpos Lejislativos de Chile - Tomo VIII (1823).djvu/20

Esta página ha sido validada


nteresase en el honor i en el bien de la Nacion. Testigo sois, señores, de los males que ella padece en este ramo importante de que penden la seguridad i el reposo de los ciudadanos. Yo pasé al Senado Conservador un proyecto de lei que abrazaba un sistema completo de administracion de justicia, adaptable a las circunstancias del país i conforme a la práctica de las naciones que se hallan en el primer grado de civilizacion.

El fué recibido con elojio, aunque no se tomó en consideracion a pesar de la urjencia con que recomendé su adopcion. El Ministro de Gobierno os lo presentará, i yo espero que admitido o modificado por la sabiduría del Congreso, se dé a la Patria este gran bien que no ha podido dilatársele sin injusticia.

Se han promovido instituciones de beneficencia pública. Mi primitivo plan de traslacion de hospitales i su consiguiente arreglo i direccion, ha sido objeto particular de mis cuidados i ha excitado tambien los del Senado Conservador. Son inesplicables las angustias que ajitan al Gobierno cuando, convencido de la necesidad de crear o protejer estas instituciones, lucha con la escasez de todos los fondos públicos. Sin embargo, yo he tomado providencias que prometen el cumplimiento de mis deseos, i espero que el Congreso autorice al Ejecutivo para el cambio de algunos bienes nacionales destinados a este fin, conforme al proyecto de decreto que le pasará el Ministro de Gobierno.

He restablecido el hospicio de pobres. Nada inspira ideas tan tristes de un país ni degrada tanto el carácter nacional como la mendicidad. Ya en Santiago se habia hecho excesiva; i la holgazanería usurpaba la compasion debida a la verdadera miseria i privaba a la agricultura i a las artes de un número considerable de brazos. El hospicio, en su nueva planta, evita este mal, dando acojida a los imposibilitados de adquirir el sustento i proporcionando ocupacion a los que son aptos. Nuestra falta de industria pone en Chile en el número de los verdaderos pobres a las mujeres de la clase infeliz, que no encuentran labores útiles a que dedicarse. Aquí hallará remedio su miseria, i un remedio que evite la prostitución i contribuya así al aumento de la poblacion. La casa de espósitos se ha encargado a un celoso administrador, que lleva adelante los trabajos de la Junta de Beneficencia. El restablecimiento i contínuo ejercicio de la Junta de Sanidad influye ventajosamente en la salud pública, i el precioso preservativo de la vacuna propagado nuevamente en todas las poblaciones del Sur hasta Concepcion, i situado allí con un facultativo que he hecho salir para dedicarse a este esclusivo cuidado, libra al país de su plaga mas asoladora.

La falta de un buen sistema de policía i lo defectuoso de nuestros códigos criminal i de instrucción de procesos, hace que los delitos ni se precavan ni se castiguen oportunamente. Ámbos objetos merecen la mas séria consideración del Congreso que, en cuanto al primero, encontrará preparados sus trabajos en el plan que le pasará el Ministro de Gobierno. Las cárceles, en su sistema actual, en su organización interior i aun en la localidad que se les ha dado en Chile, desmoralizan en alto grado, i son mas bien una escuela en donde el delincuente aumenta su depravacion i aun la metodiza i reduce a arte; ni podian esperarse otros efectos de la larga mansion de reos mezclados indistintamente sin consideracion al estado de sus costumbres i sumerjidos en un continuado ocio. Yo he procurado aplicar remedios que por lo pronto hagan ménos terrible este mal. He arreglado las visitas de cárcel, he tratado de organizar su economía i policía interior i consultado la breve resolucion de las causas. El reglamento de administracion de justicia proporciona ademas en este punto la enmienda de los abusos, pero he creido sobre todo indispensable el establecimiento de nuevas cárceles i casas de correccion. Ellas deben emprenderse a toda costa porque cualquiera que sea el sacrificio que por ahora se haga, va a compensarse excesivamente en la reforma de las costumbres i en la seguridad pública. He empezado por la capital. La necesidad que me imponía la Constitucion provisoria de consultar al Senado Conservador para emprender nuevas obras, ha retardado mis pasos por haber hasta hoi suspendido su contestacion. Yo la aguardo del Congreso, que se instruirá de mi plan, de mis excitaciones a la Municipalidad i de otras medidas.

Un decreto jeneral que comprende la reforma de cuantos abusos se notaban en el órden interior de los pueblos i en las costumbres, me ha parecido lo conveniente en las actuales circunstancias. Hartos males se han remediado ya. El nuevo departamento de policía que ha de crearse, conforme al plan de que he hablado, velará sobre su cumplimiento.

La policía de salubridad, comodidad i aseo ha recibido un fuerte impulso. El Gobierno ha creido que, en la situacion deplorable de este ramo, no degradaba su dignidad contrayéndose inmediatamente a sus pormenores. Este departamento se ha arreglado; se trabaja en él; el Gobierno proteje, cela i reconviene, i es de esperarse que sucesivamente se adelante todo lo que le es perteneciente, si los encargados a quienes ya esclusivamente deben imputarse las faltas, llenan como espero mis instrucciones.

Se ha establecido igualmente el departamento de policía rural. El triste estado de los caminos, puentes, curso de las aguas, cuidado de los ganados, etc., reclamaba el celo del Gobierno i creo haber satisfecho los deseos públicos con las providencias tomadas a este objeto. El proyecto de lei sobre réjimen interior de los pueblos, llamará particularmente la atención del Congreso, en cuanto, al tratar de la abolicion de los Cabildos, organiza en todos la policía i promete suficiente seguridad de que serán constantemente atendidas