Página:Ramiro de Maeztu - Hacia otra España (1899).djvu/24

Esta página no ha sido corregida


¿Así piensan hacerse valer las gentes de letras? ¡Pero si el literato y el pensador deben imponerse al periodista, ser su mentor y su tirano!... ¡Si los periodistas forman el público natural de los pensadores y de los literatos!... ¡Si los periodistas no pueden influir sobre las masas de la nación, como no sea con los ideales y los pensamientos que aquellos concibieron, pensamientos é ideales que los periodistas no han creado, más por falta de tiempo que de cerebro, pero que les interesa conocer más que á nadie!

Llega El Nacionar'. La conversación cesa y las miradas se tienden negligentes sobre las columnas del periódico de Adolfo Figueroa. Al cuarto de hora se comenta un adjetivo mal aplicado, una frase poco sonora y una metáfora brillante.

Las ideas se deslizan inadvertidas. Acaso no se encuentre ninguna en las hojas diarias. Acaso, aunque se encontraran muchas, los hombres de letras no las percibirían. Su oficio les ha impersonalizado. La mayor parte no creen en la convicción, no pasan de la frase.

Pienso en que a estas personas debiera corresponder la suprema dirección del país, que no consiste en el Gobierno del Estado, sino en la elaboración del pensamiento nacional.