Página:R.E.-Tomo V-Nro.18-Id.03.djvu/8

Esta página ha sido corregida


presentan tales y tan brillantes rasgos de originalidad, así en sus formas generales como en sus medios decorativos, que sobre llevarse tras si las miradas de todo el que investigue con provecho los procedimientos de la humana industria, inducen al arqueólogo á buscar y establecer comparaciones y semejanzas con análogos productos de otro arte primitivo, levantándose así á trascendentales consideraciones etnográficas y antropológicas: ofrecen los segundos notable ejemplo del empeño con que, aprovechando los medios que les ministraba la rica y varia naturaleza de las regiones tropicales, acuden sus indígenas á imitar las artes industriales de sus dominadores, no olvidados los procedimientos particulares por ellos anteriormente ejercitados: dan á conocer los terceros cómo, valiéndose de los productos naturales, supieron nuestros mayores imprimir el sello del grande arte del Renacimiento, que se desarrolla en España durante el proceso de las conquistas americanas, á las producciones de su industria, que en el esmero de la ejecución y en la belleza de los ornatos parecían competir con las celebradas obras del arte antiguo.

Y esta triple enseñanza, que sin fatiga alguna se deduce de la contemplación de los monumentos americanos, surge también con igual espontaneidad de los que pertenecen á nuestras islas Filipinas. Realizóse sm conquista muy entrado ya el siglo, XVI, y llamó grandemente la atención de los hombres pensadores el singular estado de su cultura, que por hallarse situadas aquellas á las puertas del Imperio chino, aparecía naturalmente dominada de su poderosa influencia. Tal es, en efecto, el estigma especial que ostentan todos ó la mayor parte de los monumentos que de esta procedencia figuran en el Museo Nacional de Antigüedades, no escaseando, en verdad, los que son genuinamente chinos. Clasifícanse todos, conforme á los fines que debieron llenar, en ídolos, estátuas paródicas, vasos y utensilios sagrados, armas ofensivas y defensivas, trajes, telas, instrumentos músicos, utensilios domésticos, producciones artísticas, etc.; y todos responden, con mayor ó menor grado á las indicadas manifestaciones de arte primitivo, arte imitador y arte notoriamente derivado de la influencia incontrastable de la cultura europea, principalmente representada en aquellas regiones por nuestros compatriotas. Comprobaría estas observaciones, hasta producir total evidencia, el examen individual de los numerosos y ricos objetos, que componen la indicada