Página:R.E.-Tomo V-Nro.18-Id.03.djvu/7

Esta página ha sido corregida


del arte, llamado siempre á embellecer cuanto rodea al hombre, y cuanto contribuye á llenar, de una manera adoptable al progresivo estado de su inteligencia, las necesidades de la vida.

Dicho se está que, dadas estas consideraciones, no son los ídolos americanos modelos de belleza, como no son las armas, ni los utensilios domésticos notable testimonio de buen gusto; pero licito es, no obstante, observar que armas y utensilios, en cuanto se refieren á la esfera del trabajo industrial, ofrecen larga materia de estudio, y no poco que admirar en los elementos decorativos que los avaloran. Son entre las armas dignas de examinarse, bajo este concepto, las preciosas macanas, de todas formas y tamaños, que constituyen sin duda una de las más estimables y ricas colecciones en su género; y logran despertar la atención , entre los utensilios y los numerosos vasos peruanos, capaces por sí solos de servir de base y fundamento á un museo de esta especie. Enseñan las macanas al observador arqueólogo cómo el hombre, aun en el estado más embrionario de su cultura, pide á la ciencia los elementos decorativos de un arte, apenas discernido por él, valiéndose al efecto de mil combinaciones geométricas, instintivamente trazadas sobre multiplicadas superficies: muestran los vasos la aplicación no menos instintiva, que hace el ingenio humano de cuanto le circunda, á los productos de su industria, poniendo en contribución la naturaleza entera y penetrando por último en la misma esfera de su vida propia, con la imitación de sus costumbres; fuentes ambas tan peregrinas, como fecundas, de la prodigiosa variedad que dá subido precio á colección tan maravillosa de la cerámica peruana.

A completar este juicio, relativo al arte y á la cultura americana en general, contribuyeron de igual manera otros muchos objetos clasificados ya bajo los epígrafes de tejidos, trajes, adornos personales, enseres y productos fabriles, útiles de caza y pesca, instrumentos músicos, objetos sagrados y sacerdotales, fragmentos de construcciones religiosas y civiles, todo lo cual ofrece grande interés, no sólo por lo que á la primitiva civilización de aquellas regiones atañe, sino también por la influencia europea que se refleja y domina en muchos de tan singulares objetos. No me podré excusar en esta parte, mi respetable amigo, de llamar la atención de usted sobre los vasos de madera, tutuma y coco, que enriquecen esta sección del departamento de las Colonias: son los primeros pertenecientes á la primitiva cultura peruana ó quichua, y