Página:R.E.-Tomo V-Nro.18-Id.03.djvu/5

Esta página ha sido corregida


como Pavón y Parra, Talaker y Heuland, Molina y Yañez, y con grande satisfacción de los renombrados Vargas, Izquierdo y Clavijo, que habian sucedido al docto Dávila en la dirección del Museo.

Hé aquí, mi distinguido amigo, el camino seguido para solventar aquella sagrada deuda contraida por España, al descubrir el Nuevo-Mundo, y al llevar á las famosas Molucas sus vencedoras banderas; deuda olvidada durante el periodo de tres siglos por la incuria, la ignorancia y la intelectual postración de nuestros mayores. A las adquisiciones de Asia y de América se habian allegado entre tanto no despreciables presentes de los Cónsules españoles de África, un insigne regalo del Emperador de Marruecos (1789), que tuvieron en alta estima nuestros geólogos, con otras muchas compras hechas en las principales capitales de Europa; y tanta fué en breve la reputación y fama del Museo de Ciencias Naturales, que varios Príncipes que se preciaban de ilustrados, y aun la misma República francesa, propusieron al Gobierno español con grande empeño (1784 á 1798) cambios científicos de los objetos duplicados, inclusos los arqueológicos. Como puede V. suponer con facilidad, el local destinado, para depósito de tantas preciosidades, fué muy luego insuficiente, no sólo para su exposición y clasificación científica, sino para contenerlos materialmente; y siendo la parte dedicada al gabinete etnográfico tal vez desde un principio, la más reducida, quedaron por esta razón sin la colocación conveniente muy importantes colecciones de objetos de antigüedad y de arte, y permanecieron almacenados, y aun en las mismas cajas en que vinieron á España, los más numerosos, ya que no los más interesantes.

Por fortuna, al decretarse la creación del Museo Nacional de Antigüedades, se habian removido en su mayor parte y sometido á cierta clasificación, merced á la inteligencia y laboriosidad de D. Florencio Janer, á quien en 30 de Abril de 1858 se había conferido tal encargo; y cuando fueron todos trasladados á este Museo, sirvió aquel notable trabajo no sólo para facilitar su entrega, mas también para abreviar grandemente el Inventario, terminado al fin bajo la dirección del mismo Sr. Janer, como oficial de este cuerpo facultativo. A 3.783 ascienden los objetos, que procedentes del gabinete etnográfico del Museo de Ciencias Naturales, forman en este Arqueológico Nacional la base del departamento de las