Página:R.E.-Tomo III-Nro.09-Id.06.djvu/11

Esta página ha sido corregida


redujese con su desenfado propio y su acreditada presteza los tres términos precedentes á dos, y después á uno solo.

No creemos que el problema esté vencido: tan solo está enunciado: mas lleva tal sello de grandeza intelectual, es tanta su valentía, y revela una tan inmensa profundidad, que aun rodeado de sombras atrae, y empeña á la razón en su seguimiento.

En resumen, la teoría atómica moderna es un gran esfuerzo, pero llevada al límite cae en profundas contradicciones, y no puede en modo alguno considerarse como la última palabra de la ciencia.


VIII.

A la doctrina de los átomos se opone otra: la de las fuerzas abstractas. Niega la primera la fuerza, y solo acepta el elemento material: rechaza la segunda con desden toda concepción de sustancia física, y proclama la fuerza como única entidad real.

Pero no la fuerza como propiedad de la materia, no como algo apegado á un substractum, sino como verdadera fuerza ideal: y así los átomos no son pequeños sólidos continuos y rellenos, son verdaderos centros matemáticos de fuerzas, sin dimensiones, sin formas geométricas, sin más que un cruzamiento en ellos de potencias abstractas.

Estos centros son los que se atraen, los que se rechazan, los que se mueven; y donde se acumulan muchos aparece la solidez y la impenetrabilidad.

La sustancia de la escuela materialista desaparece de esta teoría; es tosca apariencia, á la que, por decirlo así, los sentidos dan nombre, pero que la razón con su potente fuego purifica y sublima, consumiendo en él toda escoria material.

Espacio nos falta para desarrollar esta nueva teoría, que cuenta en el extranjero con ilustres mantenedores , y preciso es que terminemos este larguísimo y árido artículo.

Solo diremos que bajo el punto de vista práctico la concepción de la fuerza ideal salva terribles dificultades; pero que cuanto más se separa de los grandes abismos en que la teoría atómica cae, tanto más se aleja del término de todas sus aspiraciones, la unidad.

¿Qué diferencia hay entre tener muchas sustancias y tener muchas fuerzas? Mientras no se determine su esencia común y no se