Página:R.E.-Tomo II-Nro.08-Id.10.djvu/1

Esta página ha sido corregida


BOLETÍN BIBLIOGRÁFICO.


Letras y armas, por D. Luis Vidart, capitán de artillería, individuo electo de la Real Academia sevillana de Buenas Letras, Secretario de la Sección de Ciencias morales y políticas del Ateneo de Madrid. Sevilla, 1867.

No contento el Sr. Vidart con haber patentizado en sus propias obras (El Panteísmo germano-francés y la Filosofía española), que no hay ramo del saber á que no se extienda la cultura intelectual de nuestro ejército, ha querido hacer resaltar más y más el amigable consorcio en que la literatura y la milicia viven entre nosotros, componiendo este libro, no menos interesante para los que rinden culto á Minerva que para los que siguen las banderas de Marte. En él da á conocer las producciones de diversos géneros que han publicado muchos de nuestros generales y oficiales contemporáneos. Detiénese principalmente en las de Ros de Olano, Pezuela, D. Narciso Ametller, Sánchez Osorio, Guillen Buzaran, Corsini, López de Letona, Reina (D. Tomás de), Caunedo, de Gabriel y Ruiz de Apodaca, Salas, Quiroga, Justiniano, Olave, Navarrete, D. Cesáreo Fernandez, Mariátegui, Tournelle, Bellido Montesinos, Llanos y Alcaraz y Villamartin; pero, tanto en la introducción como en la erudita correspondencia con el Sr. Ramírez de Arellano, impresa al fin por via de apéndice, suenan honrosamente los nombres de otros muchos militares españoles que se han distinguido modernamente en el manejo de la pluma. Así es que no distamos gran cosa de opinar como el Sr. Ramirez de Arellano "que redactando concienzudamente una Galería española de escritores militares, podría formarse la historia de nuestra literatura contemporánea." Celebraríamos, pues, que el Sr. Vidart emprendiera semejante obra, tomando por punto de partida la elevación de la dinastía borbónica al trono español, é incluyendo á los portugueses como medio de estrechar los vínculos de fraternidad que deben unir á los dos Estados peninsulares. En esa obra tendrían cabida, entre otros muchos. Rios, D. Jorge Juan, Vargas Ponce, Arriaza, el general Vernés, el Duque de Rivas, Espronceda, Bretón de los Herreros, el general San Miguel, etc., nombres de tan alta representación en nuestra literatura. Asimismo deberían figurar varios que no recuerdan el Sr. Vidart ni el señor Arellano, tales como Febrer de la Torre, Sanchez Basadre, D. Nicolás Valdés, D. Victoriano Ametller, D. Francisco Coello y Quesada, D. Pedro Cea, D. Juan Antonio Suarez, Fernandez Ponce, Caveda, Díaz de Robles, Vicetto, Rato y Hevio, Baamonde y Ortega, Samaniego, etc., etc. Para la composición de dicha Galería hacen muy apto al Sr. Vidart el claro talento, sólida instrucción, elevado criterio y entusiasmo patriótico de que ha dado dignas muestras, lo mismo en sus anteriores escritos que en este de Letras y armas que ahora recomendamos.