Página:Origen de las especies por medio de la selección natural.djvu/559

Esta página no ha sido corregida

RECAPITULACION 543 mentar sorpresa si una especie de un país cualquiera, aunque se suponga por la teoria ordinaria que ha sido creada y espe- cialmente adaptada para aquel país, sca derrotada y suplan- tada por los aclimatados productos de otra tierra. Ni hay de que nos maravillemos en que todos los designios de la natu- raleza scan absolutamente perfectos, en cuinto nosotros pode- mos juzgarlo, como en el caso del mismo ojo humano, y por- que algunos de ellos parezcan detestables á nuestras ideas so- bre la propiedad ó conveniencia. No debemos maravillarnos de que el aguijon de la abeja, cuando lo emplea contra un enemi- go, produzca la muerte de la misma abeja ; de que se produz- can zánganos en tan gran número para un solo acto, siendo despues muertos por sus hermanas estériles; del asombroso despilfarro (le pólon en nuestros abetos; del odio distintivo que tiene la reina abeja hacia sus propias hijas focundas; do que los ichneumoniae vivan y se alimenten dentro de los cuer- pos vivos de las orugas, o de otros casos semejantes. Lo que verdaderamente es maravilloso en la teoría de la seleccion na- tural, es que no se hayan descubierto más casos de falta do perfeccion absoluta. Las complejas y poco conocidas leyes que rigen la produc- cion de las variclades son las mismas, en cuanto nosotros po- clemos juzgar que las leyes que han dirigido la produccion do las especies distintas. En ambos casos parece que las condicio- nes físicas han producido algun efecto directo y definido, pero sin que sea posiblo decir cuinto. Así, pues, cuando las varic- daules entran en una nueva estacion, toman ocasionalmente al- gunos de los caracteres propios de las especies de aquella estat- cion, Tanto on las variedades como en las especies han PIO- ducielo, al parecer, el uso y el desuso un efecto considerable; porque es imposiblo resistir á esta conclusion cuando mira- mos, por ejemplo, al palo de cabeza redonda que tiene alas que no le sirven para volar, casi en la misma condicion que en el palo comun; ó al luculico minero, que es algunas veces ciego, y luego á ciertos lopos que do orxlinario son ciegos, y tienen los ojos cubiertos de piel, y cuando miramos á los animales ciegos que habitan las cavernas oscuras de América y Europa. En las variolaules y en las especies, la variacion correlativa parece haber desempeñado papel muy importanto; dlo modo que cuando una parte se ha modificado, se han modificado