Página:Origen de las especies por medio de la selección natural.djvu/465

Esta página no ha sido corregida

9 PERIODOS GLACIALES ALTERNATIVOS 449 Océano eran muy diferentes de lo que hoy son, algunos de los habitantes de los mares templados pudieron haber llegado al Ecuador: de éstos, unos pocos quizás estarian en disposicion de emigrar hacia el Sur, manteniéndose en las corrientes más frias, mientras que otros se quedarian y sobrevivirian en las profundidades en que la temperatura era ménos elevada, hasta que el hemisferio del Sur estuviera á su vez sometido á un clima glacial, y permitiera su ulterior desarrollo; de un modo análogo, segun Forbes, que los espacios aislados habitados por las producciones árticas existen en nuestros dias en las par- tos más profundas de los mares templados del Norte. Léjos estoy de suponer que, con las opiniones que acabo de cxponer, desaparezcan todas las dificultades con respecto a la distribucion y afinidades de las especies idénticas, que ahora viven tan distantemente separadas en el Norte y en el Sur, y algunas veces en las regiones montañosas intermedias. No pueden indicarse las líneas exactas de emigracion. No podemos decir por qué han emigrado estas cspecies y otras no; por qué ciertas especies se han modificado y han dado lugar á nuevas formas, miéntras que otras han permanecido sin alteracion. No debemos esperar explicar estos hechos hasta que podamos de- cir por qué se aclimata una especie y otra no, con la interven- cion del hombre, en una tierra extranjera; por qué una especio se extiende dos o tres veces más lejos, y es dos o tres veces más abundante que otra, estando las dos dentro de los lugares en que nacieron. Quedan tambien por resolver varias dificultades especiales: por ejemplo, el que se dén las mismas plantas, como lo ha de- mostrado el Dr. Hooker, en puntos tan enormemente remotos como la Nueva-Zelanda, la tierra de Kerguelen y la del Fuego; pero en esta dispersion, como ya lo ha indicado Lyell, pueden haber tenido que ver las bancas de nieve. La existencia en es- tos y otros puntos distantes del hemisferio del Sur, de especies que aunque distintas pertenecen á géneros exclusivamente li- mitados al Sur, es caso muy digno de atencion y extraordina- rio. Son algunas de estas especies tan distintas, que no hay posibilidad de suponer que haya habido tiempo bastante, desde los comienzos del último período glacial, para que emigren y para que se modifiquen consiguientemente hasta el grado ne- cesario. Parece que estos hechos indican que han cmigrado 29