Página:Origen de las especies por medio de la selección natural.djvu/370

Esta página no ha sido corregida


354 ORIGEN DE LAS ESPECIES tido la denudacion subaérea mejor que la superficie que las rodeaba. Esta superficie, por consecuencia, ha ido gradual- mente bajando, dejando destacadas las líneas de rocas más duras. Nada impresiona con más fuerza el ánimo respecto á la vasta duracion del tiempo, segun nuestras ideas de éste, que la conviccion adquirida así de que las causas subaéreas que al parecer tienen poder tan pequeño y trabajan tan lentamente, han producido grandes resultados. Cuando así veamos que poco a poco se va gastando la tierra por la accion subaérca y litoral, bueno es para poder apreciar la pasada duracion del tiempo, considerar por una parte las masas de rocas que han desaparecido de muchas regiones cx- lensas, y, por otra parte, el espesor de nuestras formacio- nes sedimentarias. Recuerdo que me extrañó mucho, cuando visitaba islas volcánicas, verlas comidas por las olas y lc- cortadas todo alrededor en cantiles perpendiculares do imo á dos mil piés de alto; porque la suave pendiente de las cor- rientes de lavas, debido a su estado previamente líquido, do- mostraba con una simple ojeada hasta qué punto se habia ex- tendido algun tiempo, dentro del abierto océano, el lecho locoso; lo mismo se ve más claramente en las grietas, csas grandes hendiduras que han hecho que las capas queden lo. vantadas por un lado ó umidas por el otro á la altura ó pro- fundidad de miles de piés; porque desde que la corteza se que- brantó (y para esto no importa si lo hizo de repente, ó como muchos gcólogos creen, lentamente y por muchos movimien- tos) la superficie de la tierra se ha nivelado tan por com- ploto, que no es exteriormente visible rastro alguno de estas vastas dislocaciones. El padrastro de Craven, por ejemplo, se extiende más de 30 millas, y en toda esta linca el desplazamion- to vertical de las capas varia desde 600 á 900 piés. El profesor Ramsay ha publicado una relacion de un declive en Anglesca, de 2.300 piés, y me informa de que cree plenamento que hay uno en el Merionethshire do 12,000 piés; sin embargo, en estos casos, nada hay en la superficie de la ticrra que pruebe movi- miontos tan prodigiosos; la pila de rocas do un lado y otro de la hendidura han sido barridas de allí lentamente. Por otra parte, en todos los puntos del mundo las pilas de capas rudimentarias son de un espesor asombroso. En la Cor- dillera calculé yo una masa de agregaciones en 10.000 piés, y