Página:Origen de las especies por medio de la selección natural.djvu/336

Esta página no ha sido corregida

320 ORIGEN DE LAS ESPECIES que jamás han producido, y que probablemente no producirin nunca, niian por el pólen de los padres puros, una sola so- milla fertil. Pero en alguno de estos casos puede descubrirse un primer rasgo de fertilidad, en que el polen do las especies madres puras ha hecho que la llor del hibrido se marchite in- tesque, de no ser así, se hubiera marchitado; y es cosa sabida que el temprano marchitarse de la flor es señal de l'ecundidad incipiente. De este grado extremo de l'ecundidad pasamos á hi- bridos que se fecundizan si propios, y que producen un nú- mero cada vez mayor de granos, hasta llegar a la fecundidad perfecta. Los híbridos criados de dos especies muy difíciles de cruzar, que rara vez produzcan descendencia alguna, son general- mente muy estériles; pero el paralelismo entre la dificultad de hacer un primer cruzamiento, y la esterilidad de los híbridos que de este modo se producen dos clases de hechos que se confunden generalmente) no es de ninguna manera exacto. Hay muchos casos en que dos especies puras, como en el gé- nero Terbascum pueden ser unidas con inusitada facilidad, y producir namerosa descendencia hibrida; y, sin embargo, es- tos hibridos son completamente estériles. Y, por otra parte, hay especies que pueden cruzarse muy raramente, o con dili- cultad extrema, y sus híbridos, cuando por lin se han consc- guido, son muy fértiles. Aun dentro de los límites del mismo género, ocurren estos dos casos opuestos; por ejemplo, en el Dianthus. La fertilidad tanto de los primeros cruzamientos como de los híbridos, es más fácilmente afectada por condiciones desfavo- rables que las de las especies puras. Pero la fecundidad de los primeros cruzamientos es de igual modo variable do un modo innato; porque no es siempre la misma cuando se cruzan las mismas dos especies en las mismas circunstancias; depende en parte de la constitucion de los indivíduos que aciertan á ser es- cogidos para los experimentos. Lo mismo sucede con los hibri- dos, porque se encuentra a menudo que su grado de fertilidad se diferencia mucho en los diversos indivíduos procedentes de semillas de la misma cápsula, y expuestos a las mismas condi- ciones. Se designa por el término afinidad sistemática, el purecido general en estructura y constitucion entre las especies. La ſe-