Página:Origen de las especies por medio de la selección natural.djvu/303

Esta página no ha sido corregida

INSTINTO DE HACER ESCLAVOS 287 pequeñas consecuencias de una ley general, á saber, la tran- sicion?» Varios pájaros, como ya se ha hecho observar, ponen oca- sionalmente sus huevos en los nidos de otros pájaros. Este hi- bito es muy comun en las gallináceas, ù alguna luz arroja so- bre el instinto singular del avestruz. En esta familia se reunen algunas hembras para poner unos pocos huevos en un nido y luego en otro, y estos los empollan los machos. Probable- mente consistirá la razon de este instinto en el hecho de que las hembras pongan un gran número de huevos, pero con in- tervalos de dos ó tres dias como las del cuclillo. Sin embargo, cl instinto del avestruz americano, y en esto se parece al Mo- lothrus bonariensis, no ha sido todavía perfeccionado; porque están esparcidos por las llanuras un número sorprendente de huevos, tanto que en un dia de caza recogí nada menos que veinte, perdidos y desperdiciados. Hay muchas abejas parásitas, que regularmente ponen sus huevos en los nidos de otras clases de abejas. Este caso es más notable que el del cuclillo; porque estas abejas no solamento han modificado sus instintos, sino tambien su estructura, en conformidad con sus hábitos parásitos, y no poseen el aparalo para recoger pólen, que les hubiera sido indispensable para al- macenar alimento para sus propias crias. Algunas especies de Sphegidæ (insectos parecidos á la avispa) son igualmente para- sitas; y M. Favre ha dado últimamente buenas razones para creer que aunque la Tachytes nigra hace generalmente su propia mina y la provee de presa paralizada para sus larvas, cuando este insecto encuentra una ya hecha y provista por otro sphex, se apodera de ella, y de este modo en aquella ocasion se hace parásito. En este caso, como en los del molothrus y cuclillo, no creo que haya dificultad en que la seleccion natu- ral haga permanente este hábito ocasional, si es de alguna ven- taja para la especie, y si no queda por él exterminado el in- secto á quien le roba traidoramente nido y almacen. Instinto de hacer esclavos. Este notable instinto fué por primera vez descubierto en la Formica (polyerges) rufescens, por Pierre Huber, mejor ob- servador aún que su célebre padre. Esta hormiga depende en