Página:Origen de las especies por medio de la selección natural.djvu/19

Esta página ha sido corregida


Timber and arboriculture, en la cual da precisamente la misma opinion sobre el orígen de las especies, que la expuesta por Mr. Wallace y por mí, en el Linnean Journal, á la que aludiré ahora y que es la ampliada en este volúmen. Desgraciadamente esta opinion fué dada por Mr. Matthew con mucha brevedad en pasajes esparcidos de un apéndice á una obra sobre otra materia; de modo que pasó desapercibida hasta que el mismo Mr. Matthew llamó la atencion hácia ella en la Gardener's Chronicle de 7 de Abril de 1860. No tienen mucha importancia las diferencias entre la opinion de Mr. Matthew y la mia; parece que él considera que el mundo estuvo casi despoblado en períodos sucesivos, y luego repoblado; y admito como una alternativa, que puedan ser generadas nuevas formas «sin la presencia de molde ó gérmen de agregados anteriores.» No tengo yo la seguridad de entender algunos pasajes; pero, segun parece, atribuye mucha influencia á la accion directa de las condiciones de vida. Claramente veia, sin embargo, la fuerza completa del principio de seleccion natural.

El celebre geólogo y naturalista Von Buch, en su excelente Description Physique des Isles Canaries (1836, pág. 147) expresa claramente su creencia de que las variedades paulatinamente se cambian en especies permanentes, que dejan de ser capaces de cruzamientos entre sí.

Rafinesque, en su New Flora of North America, publicada en 1836, escribia lo que sigue (pág. 6): «Todas las especies pudieron ser variedades en un tiempo, y muchas variedades se van haciendo gradualmente especies, asumiendo caracteres constantes y peculiares,» y más adelante añade (pág. 18): «excepto los tipos ó antecesores primitivos del género.»

El profesor Haldeman (Boston Journal of Nat. Hist. U. States, vol. IV, pág. 468; 1843-44) ha dado hábilmente los argumentos en pró y en contra de la hipótesis del desarrollo y modificacion de las especies: parece inclinarse al lado del cambio.

Los Vestiges of Creation, aparecieron en 1844. En la décima edicion, notablemente mejorada (1853), dice el anónimo autor (pág. 155): «La proposicion á que se ha llegado despues de larga consideracion es, que las diversas series de séres