Página:Mitos y fantasías de los aztecas.djvu/98

Esta página ha sido corregida


“… y llegaron llorosos ante Cortés notificándole que el plan de los tlaxcaltecas era “agora hemos de matar a esos teules, y comer sus carnes, y veremos si son tan forzados como publicáis, y también comeremos vuestras carnes pues venís con traiciones y con embustes de aquel traidor Moctezuma”. Bernal Díaz.

Los tlaxcaltecas enfrentan a los españoles y en las primeras escaramuzas les matan a un jinete, dos caballos y hieren a otros tantos. En los siguientes encuentros pierden 55 hombres. El mito de la superioridad tecnológica y militar de los españoles fue creado desde el siglo XVI y es una ficción literaria colonial, solo “mitos y fantasías”. Los textos escritos por los conquistadores, comenzando por el propio Cortés, dan cuenta de que no todos los anahuacas tomaban a Cortés y sus secuaces como enviados divinos, sino como seres humanos de carne y hueso. A unos les convenía su presencia, como es el caso inmediato de los tlaxcaltecas y parte de los texcocanos, pero a otros, como los mayas, purépechas o yopes (que no habían trasgredido la filosofía y religión de Quetzalcóatl), no sentían temor de aquellos extraños extranjeros, que tenían modales de bárbaros, que tenían muchas fricciones entre ellos, que eran sucios y no se bañaban, que asesinaban a la gente a la menor provocación y que tenían una inexplicable y enloquecida pasión por el “excremento de la divinidad” que era el oro para ellos.

“… llegados a la tierra y pueblos de Tlaxcala, se nos doblaron los trabajos y peligros porque llegado allí, menos de veinte indios de guerra, que topamos, que los ejércitos de Tlaxcala

había enviado por espías o descubridores, queriendoles prender y tomar vivos para saber la lengua de ellos, nos

98