Página:Mitos y fantasías de los aztecas.djvu/92

Esta página ha sido corregida


XII. EL INICIO DE LA INVASIÓN…
...ambición, traición y engaño.

Cortés recibe la concesión de explorar las costas del Golfo, para “rescatar oro” y preparar la invasión que posteriormente haría el gobernador de Cuba, Diego Velázquez. Cortés no tuvo tratos con la burocracia real y mucho menos con el rey y no tenía “permiso legal” de iniciar una conquista.

En la concesión, los expedicionarios invertían su patrimonio y su persona. La corona por el premiso recibiría el 20% de lo robado. Velázquez otro porcentaje, los inversionistas de España y Cuba también. Lo poco que se sobrara se repartía proporcionalmente entre los expedicionarios según lo que hubieran invertido en dinero, hombres y pertrechos, donde Cortés se llevaba la tajada del león. En cada expedición iban los representantes de la corona que certificaban estrictamente la asignación del 20% del botín robado para la corona y “la justa repartición del botín”.

Cortés desde el principio pensaba traicionar al gobernador y a los inversionistas. Esto se sabe antes de la partida oficial y Velázquez lo manda tomar preso, pero Cortés sale prófugo el 10 de febrero de 1519, la flota abandonó las costas de Cuba.

Consistía aquella armada en 11 naves, con 518

92