Página:Mitos y fantasías de los aztecas.djvu/85

Esta página ha sido corregida


XI. QUÉ FUE LO QUE UNIÓ A LOS EUROPEOS.

La ambición de robar oro y volverse ricos.

Las expediciones al llamado continente americano siempre fueron “una empresa privada”. La corona española solo puso los pendones y dio la autorización legal a cambio del 20% de lo robado (rescatado). Existen muchos mitos y fantasías sobre “las joyas de la reina” que le dio a Colón para financiar la expedición. Ahora se sabe que Colón era la parte visible de un grupo de mercaderes que invirtieron en la expedición para encontrar una nueva ruta comercial a las Indias. Debe tomarse en cuenta que en 1492 no existía “la iniciativa privada”, como hoy, con “los contratistas” de la Guerra del Golfo. Los mercaderes necesitaban un pendón real para cobijar su aventura. Los reinos de Castilla y Aragón acababan de terminar la “guerra de reconquista” en la península ibérica. En ese momento, 1492, no existía el reino de España. Por lo cual los mercaderes podían tratar con un par de reinos débiles, desangrados y empobrecidos por la guerra. Las Capitulaciones de Santa Fe, son un contrato leonino a favor de los mercaderes, que más tarde derogarán los abogados de la corte, toda vez que Colón y sus inversionistas asociados no llegaron a la India. Colón regresó a España con grilletes para enfrentar un juicio donde perdieron, él y sus socios comerciales, todas las abusivas prebendas que habían logrado.

Las expediciones al “nuevo mundo” fue una acción de la naciente iniciativa privada. Para ello se hacían contratos y los financiamientos de las expediciones eran múltiples y variados. En oro, con barcos, armas, alimentos y hasta con hombres que iban en calidad de esclavos. Hubo hasta conquistadores negros que conquistaron en nombre e interés de sus amos

que vivían en España o en las Antillas.

85