Página:Mitos y fantasías de los aztecas.djvu/81

Esta página ha sido corregida


La historia hispanista le niega la honra y el mérito a Ixtlilxóchitl de ser la figura clave en la huida de los europeos de Tenochtitlán y en haberlos salvado del exterminio total, pues “la historia oficial” no dice que hubo una acción concertada entre la salida del templo Mayor y un ataque de Ixtlilxóchitl por agua y tierra a Tenochtitlán. Esta brillante acción militar tomó por sorpresa a los aztecas, que al repeler el ataque, no pudieron concentrarse en exterminio de los invasores. Además de que los texcocanos fueron cuidándoles las espaldas hasta los llanos de Otumba, en donde los socorrieron totalmente a pesar de que Cortés y sus hombres, que venían heridos, cansados y sin dormir, atacaron al hermano de Ixtlilxóchitl que fue enviado para llevarle comida y protegerlos hasta Tlaxcala.

Tratar a Cortés como un embajador.

La sabiduría milenaria tolteca del Cem Anáhuac poseía una compleja tradición en cuanto al valor de “la palabra” y la función de “los embajadores”. Cortés era un filibustero que venía a robar y hacerse rico a través del engaño y la traición. Por el puente lingüístico que se formó entre Jerónimo de Aguilar y la

Malinche, Cortés se enteró del

81