Página:Mitos y fantasías de los aztecas.djvu/46

Esta página ha sido corregida


Que se gobernaban por un “rey” y que eran un imperio.

Como ya se dijo. En el Anáhuac no existía la monarquía. La autoridad suprema recaía en el Consejo Supremo o Tlatócan. El Consejo daba instrucciones al Tlatoani, que era el organizador, y al Cihuacóatl, que era el administrador, ambos “mandaban obedeciendo al Consejo Supremo”, que estaba integrado por ancianos sabios que habían “servido” con eficacia a la comunidad. El “sistema de cargos” o de “usos y costumbres” que todavía existen en las comunidades indígenas del continente son un legado que ha sobrevivido al acoso y destrucción de la civilización del Anáhuac y que contiene un legado de sabiduría y experiencia de miles de años de organizar y gobernar a los seres humanos.

Que un puñado de heroicos españoles vencieron a los temidos ejércitos mexicas.

Totalmente falso. Los europeos que llegaron con Cortés no excedían el número de 600 hombres, que no eran “soldados”, en cambio eran aventureros que venían a hacer fortuna a través del crimen y la violencia, sobre pueblos que nada les habían hecho. Después Cortés sobornó a los mil quinientos hombres que envió Diego Velázquez a detenerlo un año después de salir prófugo de la justicia

46