Página:Mitos y fantasías de los aztecas.djvu/41

Esta página ha sido corregida


HERNÁN CORTÉS MONROY.

Nacido en Medellín provincia de Badajoz, España en 1485, fue hijo único de un hidalgo extremeño, llamado Martín Cortés y de Catalina Pizarro Altamirano. Por vía materna era primo segundo de Francisco Pizarro. Como otros hidalgos, su padre lo envió a los catorce años a estudiar leyes a Salamanca, donde fue expulsado de la universidad dos años más tarde por su bajo rendimiento académico.

Guiado por su afán de aventuras, tras varios intentos fallidos, por una parte, de embarcar para las Indias, y, por otra, de participar en las campañas de Gonzalo Fernández de Córdoba en Italia, porque “un marido ofendido le dio una paliza que lo dejó por muerto”, lo que impidió embarcarse para Italia.

Finalmente, en la primavera de 1504 y a los 19 años, zarpó hacia la isla de La Española, donde se instaló como plantador y funcionario colonial.

Pasó a Cuba donde se hizo amigo del gobernador Diego Velázquez, el cual le dio la encomienda de navegar por el Golfo de México para preparar la invasión. Cortés lo traicionó y salió en rebeldía y prófugo de la Ley, a realizar la ilegal conquista del Anáhuac.

Acompañó a Diego Velázquez de Cuéllar en 1511 en la conquista de Cuba. Fue luego secretario del mismo y más tarde alcalde de Baracoa. A pesar de que tuvo dificultades con Diego Velázquez, porque tuvo relaciones sexuales con su prometida, Catalina Juárez Marcaida, que era hermana de la futura esposa de Velázquez, y no se quiso casar con ella.

41