Página:Mitos y fantasías de los aztecas.djvu/155

Esta página ha sido corregida


haber decidido la primera guerra entre americanos y europeos en el Nuevo Mundo. Aquella victoria imposible no sólo supuso la salvación de las huestes de Cortés, sino el principio del fin de imperio azteca, que acabaría sucumbiendo al valor, la determinación y la sed de riquezas de los españoles.” http://elsiglodeoro.wordpress.com/2009/04/04/grandes-batallas-vi-otumba/

Sin embargo, la verdad es otra. El libro “Flor y Canto del nacimiento de México” de José Luís Guerrero, además de ser un texto muy valiente y descolonizador, está escrito desde una perspectiva honesta en busca de la verdad histórica, ya que forma parte de las investigaciones que la iglesia católica hizo para poder canonizar a Juan Diego. Los descendientes de los Viejos Abuelos necesitamos libros de esta manufactura, hechos con honestidad intelectual y moral, para recobrar nuestra memoria histórica, severamente trasgredida por el colonizador de ayer y de hoy. Tomares algunos fragmentos del libro que relatan la verdad sobre la Batalla de Otumba.

“Mientras todo era triunfo y sonrisas en Tenochtitlán, los españoles, ignorando que estaban entrando en tierra de su aliado Ixtlilxóchitl, creyeron ver llegada su última hora al desembocar en la llanura de Otompan, y toparse con un ejército que, según Cortés y Solís era casi infinito, pues su “frente llenaba todo el espacio del Valle, pasando el fondo o los términos de la vista”. (¡Para llenar en esa forma la llanura harían falta no los 200,000 que asigna, sino varios millones!). En la batalla que siguió, el bardo de la gloria hispana, Solís, quizás llegue a su mejor

155