Página:Mitos y fantasías de los aztecas.djvu/152

Esta página ha sido corregida


XX.- LA BATALLA DE OTUMBA...
...la gran fantasía.

Los pocos sobrevivientes de la “Batalla de la noche triste” llegaron al otro día a los llanos de Otumba. Gracias al apoyo de Ixtlilxóchitl, que atacó Tenochtitlán esa misma noche y protegió la retirada de Cortés y sus filibusteros. Los europeos heridos, hambrientos, sin dormir y exhaustos, pudieron ver los primeros rayos de luz del día siguiente.


No se sabe con precisión cuantos filibusteros sobrevivieron a la derrota, fundamentalmente porque “las fuentes” no tienen ningún rigor científico y en general están escritas a través de mentiras y verdades a medias, las cuales pretenden exaltar “los gloriosos hechos de armas de los conquistadores europeos, sobre los salvajes y primitivos pueblos nativos”. De modo que no se ponen de acuerdo con una cifra exacta. Sin embargo, se puede deducir que no eran muchos los sobrevivientes, porque Cortés tenía alrededor de 518 expedicionarios armados (menos los muertos en Tlaxcala),

152